Cuando éramos niños, las preocupaciones no formaban parte de nuestras vidas, así que evitamos hacer la tarea que nos dieron en la escuela porque solo queríamos divertirnos. Sin embargo, nuestra madre siempre estaba dispuesta a buscar un método para que no ignoramos nuestras obligaciones académicas, como no ver televisión, jugar videojuegos, o finalmente, estábamos encerrados sin posibilidad de salir a jugar con los amigos.

Hace unos días, una madre de la localidad de Chaco, Argentina, tuvo que acudir a las autoridades policiales del lugar donde vive para que su hijo pudiera hacer los deberes.

Tamara, de 27 años, estaba muy desesperada porque su hijo Braian no quería mostrarle los cuadernos de tareas que le habían dado para releer. Al ver que su autoridad no afectaba a su pequeño, decidió llevarlo a la comisaría más cercana y pedir ayuda para que se encargaran de reprenderlo. Sin embargo, cuando llegó allí y les contó su situación, la policía no pudo ocultar su sorpresa.

Decidieron ayudar a la mujer, y el niño logró que el pequeño entendiera el motivo. No lo regañaron para nada, al contrario, se sentaron con él en una mesa para motivarlo y ayudarlo a resolver la tarea que le encomendaron.

La policía aprovechó para inculcarle buenos valores y hacerle ver la importancia de estudiar y prestar atención a sus padres. Pero eso no es todo, sabiendo que era una familia de bajos ingresos, se organizaron para recaudar fondos y comprar una despensa para regalar a la mujer, además de ropa y zapatos.

Nos reconforta y nos alegra sentirnos útiles a la sociedad. A través de su acción, fortalecen los lazos con la comunidad a la que va dirigido nuestro trabajo.

– Sergio Daniel Luque, jefe de la comisaría

Es importante señalar que este fue un gran gesto humanitario, por lo que merecieron el aplauso y la admiración de muchas personas en Argentina y América Latina.