Sufrir de pobreza en cualquier parte del mundo es algo que nadie quisiera pasar, y menos a la mitad de una situación como la actual, donde el dinero escasea y la posibilidad de enfermarse es latente.

Esto fue algo que le ocurrió a una familia de la ciudad de Puebla, en México, donde todos los miembros del hogar se contagiaran de COVID-19. Decidieron hacer cuarentena en una humilde vivienda en el municipio de Chinghuapan.

“Necesito tu ayuda”, fue el mensaje de auxilio con el que intentaron tocar el corazón de quien pasara junto a su ventana.

Al no tener como salir a trabajar, por lo tanto, no poder tener dinero y no poder conseguir medicamentos o alimentos, se vieron en la necesidad de suplicar ayuda mediante un mensaje colocado en la ventana. Con un simple trozo de cartón se hicieron una señal que colgaron en su ventana con las palabras “Necesito tu ayuda”, buscando llamar la atención de algún vecino mientas pedían toda la esperanza de conseguirla.

Los dos padres y sus dos hijos resultaron positivos al virus, no solo tenían que soportar los síntomas de la enfermedad sino tener que vivir aislados y estar rodeados de la miseria que los ha acompañado durante años.

Los vecinos al percatarse del letrero comenzaron la búsqueda de la mejor forma de ayudar a la familia, pues ellos también conocían la situación de pobreza en la que viven y no podían quedarse indiferentes. Uno de ellos decidió tomar una fotografía para compartirla en las redes sociales.

El vecino no imaginó el impacto que esto tendría pues, la noticia de la familia infectada se viralizó rápidamente en la comunidad y escaló hasta los medios locales. No pasó mucho tiempo para que a las puertas de su casa llegaran víveres, alimento variado, ropa y hasta medicinas que necesitaban, tales como multivitamínicos, ibuprofeno, ivermectina y antigripales.

El propio ayuntamiento de Chinghuapan colaboró con los vecinos al entregarles una despensa completa y más medicamentos, instando también en un llamado a todos los sectores de la localidad a ayuar a más familias y personas que estaban pasando por la misma situación.

La familia quedó estupefacta ante la muestra de solidaridad y buen corazón. Como pudieron, dentro de sus posibilidades más próximas, agradecieron esta muestra con otro cartel que recitaba “Gracias a todos Dios les bendiga”.

Estar conectados con nuestra comunidad es vital para continuar aguantando esta situación mientras dura. Comparte esta historia con tus seres queridos para inspirarlos a apoyar a quienes más lo necesiten.