Imagen: Instagram

La joven se precipitó al suelo desde el piso 23 de un edificio en Santiago Centro. Estaba con su pareja y según vecinos se habían escuchado gritos de pelea. La PDI dice que fue un suicidio, pero su familia y amigas no lo creen.

Silvana Garrido tenía 25 años cuando murió, la madrugada del domingo.

Ese día su cuerpo cayó desde el piso 23, donde compartía un departamento con su pareja y padre de su hija de 3 años.

La hermosa joven modelaba ropa interior y mostraba sus tatuajes en su cuenta de Instagram @slbnmua, que actualmente tiene 15 mil seguidores.

Según publica hoy el diario LUN, la PDI asegura que fue un suicidio, pero esa versión no le cuadra a su entorno más cercano.

Su mejor amiga se llama Jessica y publicó un categórico mensaje en su cuenta de Twitter:

“Ayer falleció mi mejor amiga Silvana Garrido. La mató su pareja frente a su hija de 3 años”. Agregó varios hashtags, como #niunamenos y #femicidio, y remató escribiendo “te amo amiga, nosotros nos encargamos del resto”.

Según versiones de prensa, hay vecinos que aseguran que antes de que el cuerpo de la muchacha se precipitara y cayera al vacío, se esuchó a una pareja discutir fuertemente.

Las mismas versiones dicen que el pololo de Silvana solo estuvo detenido por algunas horas y como testigo. Pero fue rápidamente liberado.

¿Fue un suicidio como cree la PDI?

¿Está cerrado el caso?

¿Nadie investigará un posible femicidio?

¿Cómo es posible que no haya más sospechas?

Las preguntas quedan dando vueltas en el aire y no dejan tranquila a la familia y entorno de la muchacha, que fue sepultada el martes en un rito que incluyó a gente vestida de blanco.

Es ese entorno de la fallecida el que sigue cuestionando las decisiones policiales y judiciales.

La mamá de la muchacha y su amiga Jessica fueron al matinal “Mucho Gusto”, de Megavisión.

Allí pidieron que el caso se investigue como un femicidio.

Para solventar esa petición, Jessica declaró en ese canal:
“Ella era una mujer muy fuerte y pensaba que tenía todo bajo control. Estaba en una relación toxica y se iba a ir. A las amigas nos contaba que la maltrataba (su pareja), que no la dejaba salir. La violencia existía”.

Luego agregó una frase fatídicamente dolorosa:

“Tenía todo listo para irse y separarse, pero le faltó tiempo”.

Para rematar, agregó:

“Es imposible que se haya suicidado. No se despidió y no resguardó a su hija, que era su bendición”.

Ahora solo queda esperar que el caso no se cierre solo como un suicidio y que al menos se investiguen otras posibles causas de la muerte de Silvana.

Para que al menos descanse en paz.