Lamentablemente, las condiciones de nuestro planeta siguen volviéndose más complicadas, por un lado, porque el crecimiento de las ciudades y la explotación excesiva de diversas áreas han provocado que varias especies ya no tengan su hábitat y los alimentos que necesitan, y por otro lado, la contaminación les obliga a consumir cosas que no son saludables para su cuerpo, como el plástico, que poco a poco va inundando todo el planeta.

Jens Wikström, líder de una expedición ártica ha capturado a una familia de osos, y mientras la madre descansa, los cachorros luchan por comerse una bolsa de plástico, lo cual resulta devastador cuando se ven las consecuencias del contaminación de esta especie Y es que con hambre, los animales están listos para comer lo que sea necesario para satisfacer su necesidad de alimento.

Durante varios minutos los osos jugarían con la bolsa e ingerirían trozos de ella, lo que sin duda tendrá repercusiones negativas en sus cuerpos, pero lo que más duele es que hay poco por hacer, ya que esto esta especie ha sido relegada gradualmente a territorios. más lejos de donde solía encontrar su comida. Además, han tenido que acercarse a núcleos urbanos, lo que los expone a todo tipo de peligros.

Para Jens, es alarmante porque no nos hemos dado cuenta del daño que le estamos haciendo a nuestro planeta, «y eso es lo que le pasa a nuestro ecosistema» cuando no nos ocupamos de nuestra mierda «, que mantiene en espera a miles de especies, incluida la nuestra, y si bien hay esfuerzos importantes para revertir la situación, la realidad es que han sido insuficientes.

En estas remotas islas árticas, he visto a curiosos osos árticos y zorros comiendo la contaminación plástica que a menudo llega a la costa con las corrientes del Océano Ártico, al noreste de Svalbard o con la Corriente del Golfo que viene de Europa. No es ningún secreto que tenemos mucha contaminación. Solo espero que la gente se lo piense dos veces antes de dejar bolsas de plástico o colillas de cigarrillos en el suelo. Nunca se sabe dónde acabarán.

También existe la preocupación de que los microplásticos estén afectando la cadena alimentaria de peces y focas, por lo que el plástico ya está incorporado en la dieta de los osos polares, ya que son depredadores. Y cuando entra en la dieta, también puede afectar la leche materna.

-Jens Wikström

A partir de 2017, solo se registraron 250 osos polares en esta área, y algunos se han retirado a áreas remotas cubiertas de hielo para escapar de la presencia de humanos, lo que los pone en condiciones muy difíciles para sobrevivir y todo. Hay que añadir que según los especialistas, si continuamos por la ruta que estamos tomando, en 2050 tendremos un Ártico sin hielo. Terrible.