Por imprudente le colocan una cerca a su vehículo y no le permiten irse

Es cada vez más común este tipo de acontecimientos pero por lo general se ve más que todo en la ciudad cuando sujetos por el ajetreo diario buscan la salida más fácil y práctica en el momento y deciden aparcar sus vehículos justo en la entrada de alguna casa, tienda o local comercial, obstaculizando el paso y evitando que puedan realizar sus labores cotidianas.

Y estas acciones las cometen teniendo plena consciencia de sus actos ya que en la mayoría de estos lugares se observan carteles donde especifican “No Pare” en toda la entrada y aún así prefieren hacer caso omiso.

Tal es el caso que vivió este aparente turista que se encontraba en Reino Unido y pensó que estacionar su vehículo en toda la entrada de una granja sería una muy buena idea. Lo que él jamás sé espero fue la merecida lección que le dio el granjero.

“Es más que evidente que no estoy en contra de que los turistas vengan a conocer este rincón único y maravilloso del mundo, pero lo que me molesta es que no respeten la vida y el trabajo de los que habitamos aquí. Este chico al dejar aquí su vehículo impidió el paso de todos mis trabajadores, para mí fue un día perdido”.

Así que sin mediar palabra este granjero se dispuso a colocar una gran cerca de hierro alrededor del vehículo para que así esté no pudiese sacarlo cuando culminara con su paseo.

Las autoridades de Galés acudieron a la granja de inmediato y confiesan que aunque les causó gracia la imagen presenciada no deja de ser un acto que amerita seriedad ya que consideran que el granjero tenía toda la razón en reaccionad de esta manera.

Las imágenes al aparecer en las redes sociales se hicieron viral y muchas personas apoyaron a molesto granjero y es que hasta la concejala Emily Durrant se hizo eco del acontecimiento y colocó en sus redes.
“Por favor debemos de tener más cuidado a la hora de estacionad nuestros vehículos, no seamos unos pesados. Deben entender que esta además de ser una zona turística también arropa la vida de muchos granjeros y cuando a estos se les impide realizar su trabajo con total normalidad se molestan y con toda la razón”.

Se supo que el apenado turista le pidió una sincera disculpa al granjero quien aún se mostraba molesto, pero no tuvo más remedio que aceptar las disculpas y quitar la cerca de hierro que retenía al vehículo.

No olvides compartir estas publicación y sobre todo de tomar conciencia para que actos como estos no se vuelvan a repetir.