Seamos realistas, estos son tiempos difíciles para todos. La contingencia de covid-19 ha causado estragos en la economía de muchos hogares, empresas e individuos. La pérdida de empleo fue común durante este período y, como resultado, encontrar otro trabajo se volvió aún más difícil.

Tener un trabajo es una bendición en este momento. Sin embargo, hay empresas que aprovechan la necesidad de contratar y despedir a diestra y siniestra, por lo que necesitamos estar armados con Curriculum vitae en mano para lo que se ofrece. Ángel Medina, de Hermosillo, Sonora, sufrió un doloroso despido que lo puso contra las cuerdas, pero con los recursos más básicos pudo encontrar otro trabajo.

El hombre de 44 años usó materiales básicos para crear un currículum de trabajo: una hoja de cuaderno y un bolígrafo. Escribió una solicitud en letra grande que describe sus habilidades y destrezas:

Tengo experiencia en el manejo de ganado, también sé tapar, señalar, ordeñar, hacer queso y dominar potros. Mi nombre es Ángel Medina, tengo 44 años y no tengo vicio.

Cowboy Medina publicó varios currículums en las publicaciones de Hermosillo, lo que de inmediato llamó la atención de sus vecinos, quienes se enteraron de que acababa de perder a un hijo y su trabajo, y difundieron el rumor hasta que ‘ella llega a los medios locales. Además, compartieron la fotografía de la publicación concisa que salió de su escritura en las redes sociales. La llamada de Ángel se volvió loca como la pólvora y pronto fue respondida. Ahora trabaja como gerente de tienda en Guadalajara, Jalisco.

Crees que cosas como esta van a salir mal, pero la verdad es que no es así. A veces las cosas salen mal, pero luego suceden las cosas buenas. Entonces me pasó a mí.

Historias como esta nos hacen ver un poco de luz al final del túnel. Sin duda, un factor clave para superar la crisis será la empatía entre trabajadores, sociedad y empresas, como también demostró Ángel Medina.