Para los que pensaban que a finales de 2020 todo iría bien, se equivocan, porque el 2021 ya nos advierte que no será fácil, y menos ahora que se ha identificado una variante del coronavirus en Sudáfrica. Además, se sabe que puede unirse a las células con mayor facilidad en los seres humanos, lo que lo haría más infeccioso y difícil de tratar.

Esta variante se identificó como 501Y.V2 en Sudáfrica a fines del año pasado, por lo que desde entonces se han realizado investigaciones para obtener más información sobre esta nueva forma de coronavirus y cómo puede atacar a las personas. Según Salim Abdool Karim, epidemiólogo sudafricano, la investigación indica que se trata de un virus más infeccioso de lo que hemos visto hasta ahora, lo que no es una buena noticia.

Investigadores de otros países también se están enfocando en esta nueva variante, que consideran muy peligrosa porque contiene más de 20 mutaciones, especialmente en la proteína “spike”, que permite que el virus infecte células humanas. Esto ha suscitado serias dudas y, una vez más, se encienden las luces rojas ante la posibilidad de otra ola de contagios, pero esta vez más difíciles de contener.

Una de las principales preocupaciones es la vacuna, ya que existe la preocupación de que la nueva variante tenga mayor resistencia y sea menos efectiva. Sin embargo, según Salim Abdool Karim, todavía no hay evidencia de que esto pudiera suceder, y consideró que era poco probable debido a la respuesta inmune generada por la vacuna.

Es de esperar que pronto se puedan realizar más investigaciones sobre esta variante y que no se extienda a otras partes del planeta. Además, no afecta al proceso de vacunación que ya ha comenzado prácticamente en todo el mundo, porque es la esperanza de todos que esta enfermedad que ya ha causado muchos daños al planeta se pueda controlar pronto. Ojalá este no sea el comienzo de una nueva emergencia.