Niño que dejó a su cachorro en un refugio porque su papá abusaba de él, le envía cartas y dinero

0
15

El género epistolar en la literatura es poco ayudado por los escritores de hoy y una práctica en desuso, pues, sin duda, escribir una carta es algo muy íntimo ya veces doloroso. Como el caso de este pequeño mensajero, que a través del correo sigue enviando su amor a la perrita que tuvo que dar en adopción.

Este niño mexicano tuvo que dejar a su cachorro en un refugio de animales porque su padre abusaba de él y lo mataba de hambre. El llanto del perro hirió profundamente el alma del niño y por eso tomó la decisión de dejarlo ir para que pudiera estar en un lugar seguro. Han pasado días desde que soltó a Simón, su perro, pero no se olvida de él y le envía cartas.

Simón llegó a la posada. Pergatuzoo, que se encuentra en el Valle de México y donde se brinda asistencia a animales en situación de calle o que sufren maltrato, en el contexto de la pandemia del covid-19. Desde entonces, Simón ha crecido mucho, pero no está en adopción, porque el niño le sigue enviando sus bolsas de tortillas, sus ahorros y sus cartas.

Perros como Simón llegan todos los días al refugio, dejándolos amarrados a la puerta para darles la protección que no recibieron en casa. Lamentablemente, la mayoría se da por vencida, pero no es el caso de este niño, que escribe en una de sus cartas que no adopte a su cachorro, porque cuando crezca volverá por su mejor amigo. .

En realidad, Simon es una víctima colateral de la pobreza. En sus cartas, el niño daba a entender que su padre se encontraba en una grave situación de desempleo durante la pandemia y que tampoco lo dejaría salir por medidas de higiene y recomendaciones sanitarias. En su última carta, se puede leer:

Hola Simón. No puedo verte debido al covid-19. Mi papá no me deja salir. Te mando tu comida y tres pesos. Mi padre no tiene trabajo. Cuídate, te extraño.

Pero ahora Simón ha crecido y sigue en el refugio. Han pasado dos años y los efectos de la pandemia, en términos de salud, han disminuido. Esperemos que al menos ahora este chico pueda ir a visitar a su amigo y que su padre haya encontrado trabajo.