Seguramente tú o alguien de tu familia se ha pintado el cabello en algún momento pero ¿Te has preguntado si hacer este acto simple tiene alguna consecuencia? Pues, aunque no lo creas, hay dificultades que se presentan más allá de decidir qué color usar al teñirse el cabello.

Esta historia le sucedió a Karine de Oliveira Souza, una mujer brasileña de 34 años. Era una asistente administrativa que, para sorpresa de todos, sufrió de una reacción inesperada al querer teñirse el cabello en un estudio de belleza ubicado en Catalao.

Dentro del salón tuvo un shock anafiláctico y tuvo que ser auxiliada por el departamento de bomberos de la ciudad, su estado se reportó como grave y tuvo que ser trasladada al UCI del hospital Santa Casa. Su reacción alérgica se dio segundos después de la aplicación del tinte.

La encargada de hacer el trabajo del tinte en el salón comentó que Karine le mencionó que estaba sintiendo una gran picazón y pidió que le quitaran el producto que le estaban colocando. Tras esto, la mujer empezó a tener problemas para respirar y se desmayó.

Fue ahí cuando realizaron una llamada a emergencias y al llegar, encontraron a Karine con un paro cardiopulmonar, le tuvieron que aplicar algunas técnicas de resucitación antes de trasladarla al área de emergencias de Santa Casa.

Ahí fue llevada al área de cuidados intensivos para ser intubada, pese a la labor médica seguía inconsciente y tuvo que respirar por una máquina de oxígeno. Fue ingresada el jueves 11 de febrero y pasado el 13 del mismo mes, a las 17:00 horas, los médicos declararon su muerte cerebral. A partir de la aplicación del tinte y su reacción alérgica no volvió a despertar.

Su fallecimiento fue una triste noticia para su familia pero también le dio la esperanza a otras personas que se iban a beneficiar con los trasplantes de órganos que ella misma había firmado estando en vida.

La familia de Karine respaldó su decisión tras su muerte y su cuerpo fue enviado a realizarse los análisis correspondientes para saber cuales órganos eran óptimos para ser donados.

La historia de Karine no tardó en hacerse viral en redes sociales, donde muchas mujeres han hecho eco al hecho de que por salud, todas deberían pensar dos veces el pintarse el cabello. Es la salud contra intentar lucir mejor.

“No jueguen, hagan siempre la prueba de sensibilidad en su piel. Mi hermana casi muere usando un tinte. A veces la persona tiene alergia a los tintes y pigmentos, incluso la henna puede dar alergia”, comentó un internauta.

La historia de Karine nos vuelve a recordar que la salud, no debería ser arriesgada por la belleza. Comparte este caso con tus amigas para hacer consciencia.

Con información de Paper Today.