Abenah Mankosa es la maestra que está dando la vuelta al mundo a través de las redes sociales por su hermosa labor y entrega para con sus alumnos ya que esta humilde profesora por iniciativa propia decidió impartir clases y además de eso darles comida a sus alumnos y todo de manera gratuita.

“Yo lo hago porque me nace hacerlo, por los niños que con su inocencia llenan mi corazón de alegría”.

Esta profesora imparte sus clases en una escuela rural en Ghana, Nigeria y mientras sus alumnos están realizando las actividades escolares ella empieza a preparar y entregarles el almuerzo a cada uno de ellos sin tener que pagar nada.

“A mis clases jamás falta ningún niño, siempre vienen con buena disposición e indudablemente la hora del almuerzo es la más esperada por todos”.

“Ese plato de comida que yo colocó en sus pupitres diariamente es lo único que los acompaña en el resto del día, es su principal sustento”.

Es por este motivo que Abenah se esmera en que cada uno de los alimentos que coloca en los platós esté además de delicioso lleno de nutrientes y vitaminas.

Esta profesora no espera recibir nada a cambio más que la satisfacción de que de alguna u otra manera está ayudando significativamente a estos niños a cambiar su vida y futuro. Los padres y representantes no dejan de darle las gracias por la gran ayuda que les brinda, sobre todo en este momento tan duro por el que estamos viviendo todos como sociedad.

Este tipo de gesto, llenos de generosidad y sobre todo solidaridad para con su comunidad han logrado que muchas personas hayan tomado la decisión de ayudarla económicamente para que pueda seguir costeando los gastos que día a día debe hacer para los alimentos y útiles escolares de estos pequeños niños.

“Si la bondad pudiese ser representada en una persona indudablemente sería ella”. Comentó un representante.

Al hacerse viral todas las imágenes, no tardó mucho tiempo en que las autoridades del plantel se dieran cuenta de lo que estaba haciendo Abenah en él aula de clases, motivo por el cual la sancionaron y amenazaron con quitarle su puesto de trabajo si seguía desempeñando dicha actividad sin autorización alguna.

“Me pidieron que apagara mi teléfono antes de entrar para que así no pudiese grabar todo lo que me dijeron, pero en pocas palabras me amenazaron con perder mi puesto de trabajo si seguía extralimitándome en mis labores de docente”.

Se sabe a través de las redes sociales de Abenah que ha recibido muy malos tratos por parte de las autoridades de la institución pero ella ratifica su decisión de ayudar a estos niños y sigue llenando cada uno de sus corazones y alma con amor, aprendizaje y rica comida.

No dejes de compartir esta publicación para que más personas se unan a la buena causa de Abenah para que pueda seguir alimentando a más niños.