En tiempos de crisis, los esfuerzos de las personas para ayudar a otros son invaluables y, según las capacidades de cada uno, la contribución que se hace.

Un grupo de ingenieros de Fórmula 1, específicamente de Mercedes, se asoció con investigadores del University College London y en solo cuatro días creó un dispositivo de presión positiva continua (CPAP).

La función de este pequeño dispositivo es impulsar el oxígeno a través de una máscara para facilitar la respiración de aquellos que sufren complicaciones pulmonares del coronavirus.

Hay personas que son demasiado sensibles a la aplicación de otros métodos de soporte respiratorio, por lo que este instrumento se ha convertido en una excelente opción.

Es un diseño rediseñado de una máquina que ya existía y, gracias a las capacidades de infraestructura y la experiencia del equipo de ingeniería, actualmente se está probando en varios hospitales británicos y ya produce 100 de estos respiradores.

Mercedes dijo que tienen la capacidad de producir hasta 300 al día y entregarlos al sistema de salud en este país, lo que sin duda será de gran ayuda.

Estos dispositivos ayudarán a salvar vidas al garantizar que los ventiladores, un recurso limitado, se usen solo para los enfermos más graves.

—Mervyn Singer, University College Hospital

Lo interesante de esto es que reducirá la demanda de camas de hospital y que otros equipos de Fórmula 1 están haciendo su propia investigación para desarrollar otros dispositivos.