Esta divertida historia que les contaremos a continuación sucedió en Wuhan, China. Como saben, el coronavirus es nativo de este lugar y la provincia fue uno de los primeros lugares en poner en cuarentena a su gente.

Y mientras los humanos están aislados, los animales deambulan sin que nadie los prohíba, como esta manada de 14 elefantes que, en busca de comida, terminaron tomando 30 kilos de vino de maíz y se emborracharon.

elefantes borrachos

Según lo informado por un usuario de Twitter, estos animales distraídos irrumpieron en una granja en busca de comida y se encontraron con el suministro de vino, que tenía un propósito completamente diferente.

Los elefantes bebieron, comieron, se emborracharon y terminaron tan mal que se quedaron dormidos uno al lado del otro en un jardín cerca de la granja.

elefantes borrachos

Las imágenes muestran elefantes caminando entre los campos y comiendo. "Tres doritos después", los vemos borrachos y tirados en el suelo, tan similar a la vida real.

Y es que gracias a la cuarentena, la naturaleza deja sin aliento a los humanos, cesa la contaminación, se limpian los ríos y los animales caminan más libremente. Tomemos Venecia, Italia, por ejemplo, donde los canales que rodean la ciudad se llenaron de agua cristalina por primera vez en mucho tiempo, mientras los peces y los delfines nadaban nuevamente, así como las palomas que invadían las fuentes y jabalíes caminando por las calles. .

Venecia