San Valentin

Esta celebración es muy importante como para equivocar el regalo. Antes de salir a comprar, lea atentamente esta lista. No vaya a ser que el 15 de febrero amanezca soltero.

Falta poco para el día más importante en la vida de cualquier persona que esté enamorada. El 14 de febrero, San Valentín, el Día de los Enamorados, o como quiera llamarle, es la oportunidad única en inmejorable de demostrarle a esa persona especial que se muere sin ella.

Pero hay un problema. La línea que divide un buen regalo de uno que lo vuelva a dejar soltero o soltera, es muy delgada, a veces casi invisible.

Para que no se equivoque, para que no queden dudas de que lo que está tratando demostrar es amor y no otra cosa, antes de ir por ese regalo, revise esta sencilla pero clarísima lista de los 7 regalos que por ningún motivo tiene que hacer.

1) ELECTRODOMÉSTICOS

Aclaremos algo: usted la quiere, le gustaría que algún día fuera su esposa y la madre de sus hijos. Y tal vez ella lo está pensando seriamente. Pero si usted llega con una plancha, una juguera, o cualquier electrodoméstico (lea bien: cualquier electrodoméstico), el mensaje que estará enviando es que no busca una esposa, sino una ama de casa.

¿Ya están casados? Regale una plancha y en menos de un mes volverá a ser un hombre soltero.

2) CUCHILLERÍA

Puede ser de plata, fina, de oro, francesa o española. Da igual. El solo hecho de que en una caja de cuchillería haya… cuchillos, lo transforma en uno de los peores regalos de San Valentín.

No se queje si de vuelta le clavan uno en el corazón. Metafórica o materialmente. Usted se lo habrá buscado.

3) LA CARTA INCORRECTA

Usted es una hermosa mujer que tiene una pareja, pero que aún no olvida a su ex. Entonces, el Día de los Enamorados escribe dos cartas de amor.

Una para su pareja, la real, la concreta, ese hombre con el que sale todos los días. Y otra para recordarle a su ex que nunca lo ha olvidado y que probablemente nunca lo hará.

Tenga mucho cuidado y revise 15, 20 o las veces que sea necesario antes de enviarlas. Si llega a mandar la carta incorrecta a la persona correcta, de seguro la noche del 14 de febrero dormirá sola.

4) LA FOTO

Usted se tiene fe y cree que su físico es lo que la conquistó. Entonces, no encuentra nada mejor que tomarse una selfie en paños menores, o sin paño alguno, y se la manda como un regalo especial.

Quiérase un poco. No lo haga. Usted no se ve como cree que se ve y esa imagen será sí o sí una decepción. Borre la foto y corra a la florería más cercana.

5) FALSA FLOR

¿Quiere irse por lo clásico, pero le carga que las rosas rojas duran poco y se marchitan a la semana? No se preocupe. Es parte de la vida.

No se le ocurra reemplazar ese ramillete por una o varias flores plásticas con el pretexto de que estará allí por más tiempo. La rosa en particular, y las flores en general, son una metáfora de la vida y el amor.

¿Quiere que su amor sea definido como “de plástico”?

6) UNA PIZZA CON FORMA DE CORAZÓN

Entiéndalo de una vez: San Valentín es un día especial, distinto. Si quiere demostrar su amor con comida, invite a su pareja a un buen restaurante.

No intente convertir una comida común y corriente como una pizza en algo especial. Es, además de cursi, insalubre.

7) EL PELUCHE FEO

¿Tiene más de 14 años? Entonces nunca más en la vida regale un peluche. Puede estar bien para los niños, pero para una pareja adulta es una mala opción. Él o ella puede ser alérgica a los ácaros o encontrarlo inmaduro.

Si quiere hacer algo diferente y optar por un peluche feo, peor aún. Olvídelo. Busque otra cosa, algo que sea bonito, que traiga buenos recuerdos, no que evoque a una bruja. Si regala eso, usted se merece celebrar Sin Valentín.

En fin. Quizás el Día de San Valentín lo pille solo, o sola. Si es así, por último hágase usted un buen regalo. Una cerveza, una tarde de Netflix o por último un poco de música. Con eso es poco probable que se equivoque.