Llora de alegría al recibir diploma de graduación: las caminatas diarias de 6 kilómetros junto a su abuelo valieron la pena

Son muchos los casos de familias de bajos recursos que no pueden ofrecer las mejores condiciones de vida a sus hijos, sin embargo, se esfuerzan en al menos asegurar su educación que es lo primordial. Como en el caso de Efrain Delgado, un niño de 11 años que vive en una zona humilde de Argentina, pero finalmente logró cumplir una de sus metas: graduarse de primaria, a pesar de las dificultades.

Su principal y mayor problema era llegar hasta la institución donde estudiaba, pues tuvo que caminar día tras día 6 km hasta llegar al lugar, pero con la compañía de su abuelo, quien lleva su tutela y siempre ha estado para él. Lo más impresionante es que Efrain nunca faltó a sus clases, a pesar del sacrificio diario, no dejó de asistir a sus lecciones y eso significa un gran ejemplo para muchos.

El niño fue dejado a cargo de su abuelo desde muy temprana edad, y desde entonces, este humilde hombre se ha encargado de darles lo mejor a él y a su hermana Celeste, quien también estudia en la misma escuela pero corrió con la suerte de obtener una bicicleta regalada. A pesar de ser una familia muy humilde, han salido adelante con lo poco que tienen. Y en la graduación de Efrain, tanto él como su abuelo, lo dejaron demostrado mediante lágrimas de emoción, ya que finalmente lograron un buen resultado.

Una persona se encargó de capturar el momento en el que se le otorga el diploma a Efrain, dejando a todos conmovidos. Los rostros de ambos llenos de lágrimas y satisfacción, han demostrado un gran ejemplo de perseverancia. Comparte esta gran historia, quizás sirva de ayuda a otras personas.