El tema de las drogas y adicciones se debe tomar con mucha seriedad, en especial porque actualmente no es difícil encontrarlas. Todos están expuestos a su uso y Hollywood no es la excepción.

En el mundo de las celebridades encontramos muchas historias de actrices y actores que se refugiaron en estas sustancias nocivas, tal es el caso de Shaun Weiss, quien a los 14 años llegó a la cima de la fama al interpretar a Greg “Goldie” Goldberg en la película Los campeones.

Él vivió años difíciles precisamente a causa de su adicción a las drogas, pero hoy en día, este episodio en su vida forma parte de un pasado tormentoso, pues ya luce totalmente diferente después de haber estado sobrio por un año.

Shaun, quien ya tiene 42 de edad, descendió hacia una espiral de perdición en los últimos años cuando su abuso a la drogas alcanzó niveles exorbitantes, cosa que lo llevó a ser protagonista de una serie de arrestos en 2017.

Posteriormente, en agosto de 2018 fue encerrado nuevamente por consumir drogas en la vía pública, lo que lo llevó a entrar a una clínica de rehabilitación después de cumplir una sentencia de 90 días. En ese tiempo, el exactor compartió en su perfil de Facebook pensamientos en los que daba a entender que su vida estaba en un estado crítico, que ya había tocado “por debajo del fondo” y que necesitaba ayuda porque “su vida estaba en peligro inminente”.

El último arresto se produjo en enero de 2020 cuando fue sorprendido entrando a una casa mientras se encontraba bajo el efecto de la metanfetamina. Según el informe oficial, Shaun entró desde el garaje de la casa aproximadamente a las 7:00 a.m. y rompió el parabrisas del automóvil que se encontraba ahí.

A partir de ese suceso, en marzo de 2020, el exactor Disney ingresó a un centro de rehabilitación. Desde el inicio de la pandemia por coronavirus, Shaun ha estado viviendo en un centro de vida sobria en California y ya cumplió trescientos sesenta y cinco días totalmente sobrio.

Drew Gallagher, un buen amigo de Shaun, le ha brindado todo su incondicional apoyo, pues lo ha cuidado durante todo el proceso que implica dejar el horrible mundo de las drogas. Drew comprende totalmente lo acontecido y afirma que su amigo no está libre de culpa, pero que también entiende lo que está sucediendo en su vida y que todo eso que está haciendo por él mismo lo llena de orgullo.

También aseguró que Shaun es un ser humano tierno, bueno y dulce, que es un hermano para él y que nunca lo abandonará. De hecho, contactó con un amigo dentista para hacerle un “cambio de imagen dental” de un costo aproximado de 80 mil dólares.

Los cambios en Shaun son más que notorios, pues se ve totalmente irreconocible. Además, está ganando peso y tiene un mejor aspecto. Él sigue viviendo en el centro de rehabilitación y en Navidad del año pasado tomó la decisión de vivir sin regalos porque deseaba cumplir su primer año totalmente libre de drogas.

Esta es sin duda una gran historia de recuperación. Sabemos que como esta hay muchas más anécdotas que esperemos puedan encontrar un buen desenlace. No podemos negar que el mundo de las drogas es algo terrible y totalmente indeseable. Si sabemos de algún familiar o alguien que esté al borde del precipicio, vale la pena intentar buscar dialogar con él o ella para que reciba la  orientación y el apoyo necesarios.