El universo no deja de sorprendernos y para mostrárselo os traemos la primera fotografía de un agujero negro, que se encuentra en el centro de una galaxia llamada Messier 87 (M87), a unos 55 millones de años luz de nuestro planeta.

La nueva fotografía del agujero negro puede ayudar a los expertos a medir la polarización, la huella de los campos magnéticos, así como a comprender la dinámica que siguen estos dos fenómenos a medida que se acercan. Además, la comunidad científica podría obtener mejor información sobre los chorros de energía que emanan de su núcleo.

Lo que estamos viendo es la siguiente evidencia crucial para comprender cómo se comportan los campos magnéticos alrededor de los agujeros negros y cómo la actividad en esta región tan compacta del espacio puede generar chorros de gran alcance que se extienden mucho más allá de la galaxia.

– Monika Moscibrodzka, profesora asociada de la Universidad Roadboud

La primera imagen de un agujero negro fue lanzada por la comunidad científica el 10 de abril de 2019, y se puede ver su estructura luminosa en forma de anillo dentro de la cual se encuentra una región oscura que corresponde a la sombra del propio agujero negro. A partir del descubrimiento, el tema se estudió con más detalle utilizando el telescopio Event Horizon y los datos obtenidos en 2017 sobre este objeto, por lo que se descubrió que gran parte de la luz alrededor del agujero negro está polarizada.

Este trabajo es importante: la polarización de la luz transporta información que nos permite comprender mejor la física detrás de la imagen que vimos en abril de 2019, lo que antes no era posible. Presentar esta nueva imagen en luz polarizada requirió años de trabajo debido a las complejas técnicas involucradas en la obtención del análisis de datos.

– Iván Martí-Vidal, coordinador del grupo de trabajo de Polarimetría del telescopio Event Horizon

La luz se puede polarizar cuando pasa por determinados filtros, como cuando usamos gafas de sol. De cette façon, tous les reflets et l’éblouissement sont réduits, obtenant des images plus nettes et plus claires de la région étudiée, dans ce cas, celle autour du trou noir, ce qui permet aux scientifiques de créer des cartes avec les lignes du agujero negro. Campo magnético ubicado en su borde interior.

Una de las características más misteriosas es que los grandes chorros de energía y materia se disparan desde el núcleo del M87 y alcanzan al menos 5.000 años luz de su núcleo. Además, la mayor parte de la materia cerca del borde del agujero negro se precipita hacia él, pero algunos escombros logran escapar y son lanzados al espacio en forma de poderosos chorros de energía.

Aunque los astrónomos han tratado de comprender mejor este proceso a través de varios estudios sobre cómo se comporta la materia cerca del agujero negro, no pueden encontrar la razón de los chorros de energía más grandes o cómo cae la materia en él.

Con la nueva imagen del agujero negro y su sombra polarizada, es posible estudiar por primera vez la región fuera de este lugar, donde interactúa el material que fluye y el que se expulsa. De esta forma, se obtuvo nueva información sobre los campos magnéticos fuera del agujero. Los científicos observaron que todo estaba asociado con especulaciones teóricas de gas con una fuerte carga magnética.