Con el simple gesto de invitarlo a almorzar, los estudiantes y maestros de una escuela secundaria han cambiado la vida de este anciano solitario.

Las personas mayores pueden ser una parte muy difícil de la vida, y Cyril Aggett también se enfrentaba a la muerte de su esposa Shirley. Este pensionista de 84 años no quería levantarse de la cama y a veces pasaba varios días sin salir de casa.

Vive cerca de la Escuela Secundaria Coombe Dean en Plymouth, Inglaterra, y los maestros y estudiantes se preocupan cuando dejan de verlo en las calles. Entonces lo visitaron, sabían que estaba solo y lo invitaron a ir a la cafetería a almorzar y tomar el té con ellos.

Ahora, este abuelo se ha convertido en un visitante habitual de la escuela y todos son muy amables con él. Cyril almuerza en la cafetería hasta cuatro veces por semana y maestros y alumnos lo acompañan en sus comidas.

Para Cyril, este gesto significó mucho y era parte de su rutina salir a comer a la escuela secundaria Coombe Dean. La vida de este zapatero retirado ha vuelto a color gracias a las personas que se preocupan por él.

Puede ser muy solitario [vivir solo]. Vengo a ver a los niños, muchos me hablan, hay un joven que viene y me asegura que le hablo. Amo la compañía y el sonido. Al venir aquí nuevamente salió de mi caparazón.

Los empleados de la escuela, los maestros y los estudiantes incluso se han organizado para preparar paquetes de comida, por lo que Cyril lo recordará mientras todos pasan sus vacaciones en diciembre. Este viejo bromea diciendo que no deberían tomarse vacaciones.

Las personas mayores Son los más increíbles del mundo y este hombre se ha convertido en el abuelo de una escuela secundaria que lo cuida.