La camarera rompe a llorar porque consumió 100 dólares y no dejó propina

0
33

Una camarera rompe a llorar frente a la cámara, frustrada porque un cliente no le ha dejado propina. La niña asegura haber prestado la atención necesaria para que los invitados disfrutaran de su comida, pero ni eso fue suficiente. Los clientes consumieron más de $100 en alimentos, pero no dejaron ni uno solo para gratificar a la persona que les hizo el favor.

Está claro que ningún trabajo es fácil, pero aquellos en los que tienes que interactuar con los clientes pueden ser los menos agradables, porque nunca sabes qué actitud tendrá la persona a la que atiendes, ya que pudo tener un buen día o tener tanto. carga que termina descargando un poco sobre la persona que presta el servicio y eso, esta chica lo sabe muy bien.

camarera llorando

Joyce Ferrer, de 22 años, de Bayamón, Puerto Rico, compartió un video en el que relata su experiencia atendiendo a los clientes. La joven abre su narración diciendo que su problema no es el dinero, porque no vive de las propinas, sino que donde trabaja no le pagan «una miseria como en otras empresas», pero precisa que lo que es inquietante es la actitud de ciertos clientes.

Dice que vinieron unos clientes a tomar mesa, los trató muy bien, pero lamentablemente tenían un problema con el arroz, entonces Joyce decidió hacer todo lo posible para que los comensales tuvieran la mejor experiencia, porque siente empatía, porque él No le gusta tener problemas en la mesa mientras come.

Lo que me molesta son los clientes, mira como me ponen, no puedo creer que me jodí una mesa. Los traté súper bien, fueron súper amables, y es que se quejaron del arroz, estaba frío –y lo cambié–. Lo hice porque no me gusta comer y hay problemas en la mesa, con platos ajenos o míos.

La hija fue donde el chef para contarle lo sucedido con el fin de reemplazar el plato de arroz, además de hacerle un descuento al restaurante por las molestias. Volviendo a la mesa y mencionando que obtendrían un descuento, simplemente lo negaron.

Lágrimas

Pero lo más destacado vino al momento de pagar la cuenta, ya que la camarera no podía cobrar por la mesa, sino que se hacía cargo otro compañero. Sin embargo, lo que sorprende es que a pesar de haber consumido más de 100 dólares, no le dejaron nada por su servicio. La frustración alcanzó a la empleada del restaurante, quien confesó que incluso había descuidado otras mesas, lo que esperaba se compensara con algún agradecimiento.

La persona me pide el billete, lo facturó mi hermana y no puedo creer que el billete era de 100 y no me dejaron ni un puto dólar. Me jodí con los demás, me olvidé de las otras mesas con tal de que todo les fuera bien y ¿para qué? Que me hagan esto.

Joyce Ferrer

Al final, Joyce terminó su video diciendo que no le conmovió la propina, sino todo lo que tuvo que hacer para asegurarse de que se fueran felices, aunque ni siquiera le agradecieron todo lo que ha hecho por ellos. . El video de la camarera fue compartido por varias cuentas de redes sociales, donde captó una noticia real y provocó un debate público sobre el requisito de dar propina y la compensación que se les puede dar a los meseros por su servicio.