A costa de cualquier cosa y en cualquier circunstancia, los padres siempre harán cualquier cosa mientras sus hijos hagan realidad sus sueños, como la conmovedora historia que les presentamos a continuación, en la que una joven decidió sorprender y agradecer a su padre por todo el sacrificio que hizo para que se graduara en administración de empresas.

Es una persona humilde y se ha esforzado por salir adelante, ejerciendo el noble oficio de zapatero, aunque el hombre le asegura que eso le causa vergüenza a su hija. Sin embargo, no puedes equivocarte más. La joven está muy orgullosa de él, porque es muy consciente de todo lo que sacrificó su padre después de que su madre los abandonara para irse con otra familia.

Ante toda la adversidad, el hombre logró brindarle a su hija todo lo que necesitaba. Al principio luchó mucho, pero fue consistente y valiente. De hecho, no buscó otra pareja ya que necesitaba trabajar el doble o incluso el triple del tiempo para su amada hija.

Mi papá siempre pensó que estaba avergonzado, pero gracias a él me gradué hoy. Mi madre nos dejó por otra familia y él siempre me defendió. Nunca buscó a otra mujer porque dijo que yo era la mujer de su vida. Nunca ganó mucho dinero, pero trabajó dos o tres veces para que no se nos acabara. No pudimos traer a los invitados a la graduación, así que decidí sorprender su trabajo.

Para llevar esta sorpresa a su padre, la joven coincidió con el profesor que la asesoró durante la preparación de su tesis y juntos se dirigieron al lugar donde el hombre lustra los zapatos. La maestra fingió ser un cliente para hablar con el hombre sobre su hija y lo que pasó en su vida.

Mientras tanto, la joven estaba detrás de su padre, mostrándole muestras de gratitud por todo lo que ha hecho por ella. Posteriormente, el humilde hombre se percató de la presencia de su hija y no dudó en abrazarla con gran emoción y alegría por haber logrado la meta por la que ambos lucharon.

Me di cuenta de que en todo este tiempo nunca me he puesto tus zapatos, podrías pensar que tu trabajo me molesta, pero te seré honesto, la verdad era que me daba vergüenza pero era muy joven. ¿Recuerdas una vez que me dijiste que yo era la mujer de tu vida? Bueno, no sé qué va a pasar en el destino, si voy a tener mi familia, si voy a tener a mis hijos, pero quiero decirte que siempre serás el hombre de mi vida, y este darme cuenta es no solo la mía es nuestra, muchas gracias por tu gran esfuerzo y por apoyarme siempre.

Se desconoce la identidad de los protagonistas de esta emotiva historia, pero puede que no sea necesario. La sensación de que el solo hecho de saber que los padres lo darían todo por sus hijos es algo totalmente indescriptible y quizás solo el comienzo de otra etapa en su entrañable historia.