Las cosas materiales pueden darnos grandes momentos de alegría, pero la verdadera felicidad no proviene de los objetos materiales, sino de la capacidad de alegrar la vida de los demás, y Ángel Ortero se ha privado de mucha alegría para hacer feliz al prójimo. .

Este chico de 16 años que vive en Filadelfia, EE. UU., Hizo honor a su nombre y le regaló a su vecino la consola más popular y solicitada: la PlayStation 5. Además de ser un ángel, se convirtió en el Papá Noel más joven. de este comienzo de la Navidad.

Su vecino Sonny Boyd tiene apenas 10 años y ha pasado por momentos muy difíciles antes. Además de romperse la pierna, recientemente se sometió a una cirugía muy delicada para extirpar un tumor canceroso de su cerebro. Su situación era complicada, por lo que Ángel decidió apoyarlo con un regalo de lo más fabuloso.

La madre de Ortero ganó la consola PS5 más buscada de esta temporada en una rifa, pero en lugar de quedársela, Ángel vino a la casa de Sonny y se la dio. El niño de 10 años estaba encantado con su increíble regalo.

La familia Boyd insistió en que Angel aceptara dinero a cambio del regalo, y aunque al principio se negó, lo tomó, pero no se sintió cómodo, por lo que decidió hacerlo. úsalo para seguir distribuyendo felicidad.

Demostrando amabilidad, decidió comprar muchos juguetes y llevárselos con su abuela, ya que es pastora, para distribuirlos a los niños de escasos recursos de la República Dominicana.

Solo tomo en cuenta todas las cosas difíciles que están sucediendo, la pandemia, todas las luchas por las que la gente está pasando y si pudiera usar mis bendiciones y compartirlas con los demás, significa mucho para mí.

– Ángel Ortero

Por supuesto, esta enorme generosidad no iba a pasar desapercibida y la escuela secundaria de Ángel, Roman Catholic High School, publicó la historia de este joven cariñoso en sus redes sociales. La publicación ya tiene miles de reacciones y cientos de comentarios de felicitación.

Cuando la fortuna le sonrió, Ángel aprovechó la oportunidad para convertirla en la mayor cantidad de alegría que pudiera repartir. Es una fuente de inspiración para jóvenes y mayores y merece una ovación por su generosidad. Este es el momento en que Sonny recibió el mejor regalo del mundo.