Hemos visto muchos modelos de máscaras, de diferentes materiales, que se pueden lavar, con figuras de superhéroes, de marcas famosas, en fin, que no te imaginas, pero lo que estás por ver. sobrepasa todo, y no hace falta decir que no encontrarás nada más ‘natural y vivo’ que lo que lleva un hombre que fue capturado en Manchester, Inglaterra para protegerse del contagio de Covid- 19: una serpiente viva envuelta alrededor de su cuello y cara.

Este hombre y su «máscara» se subieron al transporte público en Manchester, y bueno, al final se cubrió la boca y la nariz, aunque todavía no sabemos qué tan efectivas son las serpientes para prevenir partículas que puede evitar que el coronavirus llegue hasta sus vías respiratorias, pero al menos todos se volverán a ver donde quiera que esté, eso es seguro, así que no lo descarte como una opción, especialmente porque ‘Puede adaptarse perfectamente a tu cara y cubrir tu cuello.

Ya cuando estaba sentado, la serpiente se separa de su rostro y comienza a explorar el autobús para que los dos puedan descansar. Sin duda, esta imagen ha dado la vuelta al mundo, aunque las autoridades inglesas ya han hecho el llamado a no empezar a reproducir esto, y también como denuncia al conductor del transporte público, porque aunque está prohibido montar sin máscara, ni puede permitirse el lujo de usar una en la cara.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Las pautas gubernamentales establecen claramente que no es necesario usar una máscara quirúrgica y que los pasajeros pueden hacer su propia máscara o usar algo adecuado, como un cabestrillo o un pañuelo. Si bien esto deja poco espacio para la interpretación, no se extiende al uso de la piel de serpiente, especialmente cuando todavía está unida a la serpiente.

—Autoridades de transporte, en una declaración

Si va a utilizar una serpiente u otra mascota que tenga, entonces olvídese, entonces es mejor conseguir una máscara común. No te hará tan famoso como este hombre, pero al menos las autoridades no te molestarán ni te negarán el paso a ningún lado, además de que no maltratarás a los animales. No sabemos qué estaba pensando este hombre, pero tampoco sabemos qué pasó por la mente del conductor que le permitió subir al autobús así.