Lisandro de la torre Nació en la ciudad de Rosario el 5 de diciembre de 1868. Sus padres fueron Lisandro de la Torre y Virginia Venturini, que eran la sobrina de la nieta de Prester Antonio Sáenz, el primer rector de la Universidad de Buenos Aires. En esta casa de instituciones de educación superior había un graduado prematuro en derecho, destacándose por su tesis en 1888 sobre el régimen municipal. Incluyó el Proyecto de Ley Municipal de Santa Fe, enfatizando que "la tendencia hacia la descentralización y el deseo de acercar a las personas y la administración comparten las tareas del gobierno". Muchos conceptos de esta tesis serán incorporados en la Constitución Nacional de 1994.

En 1891, participó en la creación de la Unión Civil Radical con su admiración de Leandro N. Alem, pero después del suicidio y muerte de Aristóbulo del Valle, con quien tuvo una gran intimidad, profundizó su alejamiento de Hipólito Irigoyen. Alentó una alianza con los sectores mitristas para oponerse a Julio A. Roca, pero está en contra de eso. Y él tiró el juego.

De la Torre acusó a Irigoyen de ser "influencia hostil" del radicalismo y demasiado personalista. "El hombre que persiguió el fracaso y el colapso del Dr. Alem fue Don Ipolito Yrigoyen, su sobrino, uno podría decir que su hijo …", escribió.

El 6 de septiembre de 1897, terminaron peleando un duelo. Yrigoyen, de 45 años, esperaba que el lanzamiento del honor se convirtiera en un puño limpio. Pero el joven Lisandro, de 28 años, experto en el arte de la esgrima, eligió una espada. Fue una batalla de media hora en un almacén en Catalunas Sur, en el puerto de Buenos Aires, y el que perdió fue Rosario, quien sufrió heridas en la mejilla, nariz, cabeza y brazo. Su oponente solo sintió dolor en su costado. Para ocultar una cicatriz, De la Torre llevaba barba por el resto de su vida.

Después de dejar la UKR, se formará un nuevo partido político, la Liga del Sur, a través del cual será elegido como diputado en 1912. El significado de este partido era apoyar a los medianos y pequeños productores en la provincia del sur. Un 14 de diciembre de 1914 en los salones del hotel Porteño Saboya será consistente. Partido Demócrata Progresista, Él será su candidato presidencial en 1916, pero su pasado radical jugó en su contra, y no pudo obtener las voces conservadoras que lo llevarían a Casa Rosada.

Durante varios años se fue de las actividades políticas y se concentró en el campo que compró en 1908 en Pinas, en el noroeste de la provincia de Córdoba, en la frontera con Rioja. Planeé desarrollar un gran proyecto agrícola. Estancia fue la sede de Facundo Quiroga, Chacho Penalosa, Santos Guayama y Juan Bautista Bustos. Actualmente es un parque nacional.

Y Fortuna quería, en 1910, cuando el famoso político y escritor francés Georges Clemenceau visitó Rosario como parte de la celebración del centenario, tuvo una reunión con De la Torre. Afirman que el francés dijo que "aquí está la persona que los argentinos deberían seguir".

Rechazó una propuesta de golpe de estado en Uribur para formar parte del gobierno en 1930 y formaría parte de la formación de una Alianza Democrática Socialista.

Conversaciones de carne

La coyuntura especial del comercio internacional de carne lo pondría ante los ojos de la tormenta. Para encontrar una solución a la Gran Depresión, Gran Bretaña convocó la Conferencia Imperial de Ottawa, que se celebró del 20 de julio al 20 de agosto de 1932. Se decidió que los países miembros de la Commonwealth reducirían sus filas, reduciendo notablemente las compras de carne argentina. El gobierno del presidente Justo está desesperado. Esta desesperación llevó a la firma del Pacto Roca-Ransiman el 1 de mayo de 1933, debido a que el 85% de las exportaciones de carne argentinas se realizarán a través de refrigeradores británicos, y el 15% restante se mantendrá para los argentinos.

De la Torre se encargó de investigar el comercio de carne. En septiembre de 1934, presentó un proyecto para crear una comisión parlamentaria de investigación sobre este tema. Durante otras sesiones calientes, De La Torre se quitó el velo de corrupción y complicidad que unía los refrigeradores Armour, Anglo y Swift con los miembros del gabinete de alto rango. Federico PinedoMinistro de Hacienda y Luis Duhau de Agricultura. Esto demostró que estas instituciones actuaron, en su opinión, sin verificación y sin pagar impuestos, y que las cajas con documentos comprometidos estaban celosamente guardadas en las oficinas oficiales.

Quizás Lisandro de la Torre comenzó a morir el martes 23 de julio de 1935. El mismo día, en el momento culminante del debate, el senador se acercó a la mesa, donde estaban presentes dos ministros, presentes en las sesiones. Contesta los cargos. De la Torre empujó a Duhau, y Enzo Bordabere, también senador de Santa Fe, quien consideraba a De la Torre como su maestro, corrió en su ayuda. En ese momento, el ex comisionado Ramon Valdez Cora le disparó dos veces por la espalda y, cuando la víctima se dio la vuelta, recibió un tercer disparo en el pecho. Bordabehere morirá en una hora en el hospital de Ramos Mejía.

De la Torre advierte: "El nombre del asesino es conocido, pero debes saber el nombre del asesino".

Valdez Cora, un ex oficial de policía de 42 años con experiencia laboral, se ganaba la vida como un matón pagado del Partido Demócrata. Condenado a 20 años de prisión, será liberado por buena conducta en 1953 durante el reinado de Juan Perón.

Pinedo y Duhau desafiaron a la Torre a un duelo. Con Dukhau, se negó, creyendo que no era un caballero. Estuvo de acuerdo con Pinedo. Era una pistola. El ministro disparó para matar, pero él falló. De la torre disparó al aire. Pero ya era demasiado tarde. La discusión sobre las negociaciones sobre la carne se cerró, el gobierno intervino en la provincia de Santa Fe, De la Torre renunció en 1937 y dejó su banco.

Debido a las deudas y la sequía, el banco español permaneció en su campo en Córdoba. Estaba aislado en su departamento en la calle Esmeralda 22 de la ciudad de Buenos Aires.

Cuando sus amigos celebraron su cumpleaños número 70 a fines de 1938, se dieron cuenta de que lo sentía porque, además de sus dificultades, su madre había fallecido recientemente.

Ese jueves, 5 de enero de 1939, recibió el consejo, Díaz Aran. Se quedaron a almorzar ese día. El abogado no sabía qué le había dicho De la Torre para despedirse.

Te pido que te responsabilices de la cremación de mi cuerpo.

Me gustaría que no hubiera escoltas públicas, ceremonias seculares o religiosas, curiosos y fotógrafos para ver el cadáver, con la excepción de las personas que usted autorizó específicamente.

Si es posible, mi cuerpo debe colocarse en el crematorio hoy y cremarse mañana por la mañana en privado.

Mucha gente buena me respeta, me ama y siente mi muerte. Esto es suficiente para mí como recompensa.

No se debe dar excesiva importancia al resultado final de la vida, incluso si hay otros problemas vulgares.

Si no juzgas, me gustaría que mis cenizas fueran arrojadas al viento. Parece ser una excelente manera de volver a la nada, confundiendo todo lo que muere en el universo.

Él me da el poder para darles esta tarea de afecto inquebrantable, que nos ha unido. Adios Lisandro de la torre. "

Su biógrafo, Raúl Lara, señala que De la Torre agregó una carta escrita a mano: "Me quedan unos 250 pesos, no me voy sin pagar una pequeña factura, ni un sastre, un zapatero, ni un sombrerero, etc. Pero los costos deben ser pagados Causa y 250 pesos pueden servir, adiós, a Lisandro de la Torre. "

Dejó una lista de 57 personas que deberían recibir una carta. Llamó a su doncella Clotilde, le entregó un sobre y ordenó que lo llevaran a la oficina del Dr. Díaz Aran.

También le dejaría una carta a Clotilde:

“Me despido de usted y le agradezco el servicio impecable durante 7 años.

Os dejo al mismo tiempo una pequeña recompensa de doscientos pesos incluida en esta carta.

Que pueda encontrar un trabajo cómodo y ser feliz ".

Luego, sentado en su silla de trabajo, se disparó en el corazón. "El país está perdiendo a uno de sus más grandes líderes políticos", publicaron en Caras y Caretas. Por supuesto que fallaron.

Fuente e imagen: infobae.com