Ignacio Orellana es un tiktoker, pero no fue él quien se hizo famoso sino su abuela, pues para aprovechar el tiempo en cuarentena y divertirse un rato, enseñó a las mujeres a jugar. Entre nosotros y ahora es una experta.

Sus videos se han vuelto muy populares, y ya es un rival temido para los fanáticos de este juego que ha sido un éxito por su acción en la que puedes pasar muchas horas pegado a la pantalla.

Como su abuela, quien ya es conocida como Abuelita77, se encuentra entre el grupo de mayor riesgo por la pandemia de coronavirus, Ignacio va a su casa para pasar tiempo con ella e intentar entretenerla, aunque no se esperaba que ella se encariñara tanto con el juego que tiene lugar en una nave espacial y los jugadores deben identificar a un «impostor» antes de que los mate. La abuela es tan inteligente que orgullosamente dice que es «la impostora» mientras destruye sin piedad a los demás.

Esta afición le ayuda a no tener tantas dificultades para estar en casa todo el día y también reconoce que ha recuperado la vitalidad y se siente más joven para poder adaptarse fácilmente a las nuevas tecnologías que para una buena parte de los ancianos es casi imposible. Diversos estudios indican que jugar a los videojuegos promueve la plasticidad cerebral y mantiene las capacidades cognitivas en las personas mayores, por lo que se estima que hasta un 40% de este sector los juega.

https://platform.twitter.com/widgets.js

Este video ha tenido millones de reproducciones y, por supuesto, el nieto y la abuela ahora se están divirtiendo más grabando a pesar de que ella hace la invitación, aunque varios amor, registre uno más. Más allá de la popularidad ganada, que ya conocemos efímera, ha servido para unir más a Ignacio y ya están ampliando su contenido más allá de los videojuegos, como los que hacen para YouTube con parodias de canciones. .

Si todo el mundo ama su ternura, no te fíes de ellos porque no dudarán en eliminarlos del videojuego si se olvidan, y es que al final se trata de s ‘ divertirse pero también para ganar y ser el mejor. También nos muestra que estos son solo personas mayores que pierden el miedo a usar la tecnología actual para poder hacer que funcione, de lo contrario se pierden muchos momentos divertidos y especiales con sus seres queridos.