Si eres bueno en algo, nunca lo hagas gratis; Pero si apestas en algo, ni siquiera si te pagan. Esta lección tan simple fue olvidada – sí, de nuevo – por los españoles y volvieron a arruinar una escultura antigua.

De la nación que nos dio atrocidades como Ecce homo los San Jorge de Navarra y la Inmaculada de Valencia ocurre otro caso de falla de restauración. Esta vez fue una estatua en una fachada que terminó en completo desastre, lo que con razón indignó tanto al público como a los artistas.

Esta estatua de mujer se encuentra en la fachada del Banco Unicaja de la localidad de Palencia. Según los informes, la escultura fue revelada en 1923 y lamentablemente parece que su restauración fue realizada por una persona, hasta ahora desconocida, sin preparación certificada en este tipo de delicada obra.

El artista palenciano Antonio Guzmán Capel fue el primero en denunciar este grotesco a través de sus redes sociales. Se quejó de la falta de profesionalismo, además de hacer prácticamente de la estatua un personaje de dibujos animados con una «cabeza de patata».

antes de

Después

Las fotos están un poco borrosas, de todas formas la piña se aprecia perfectamente. Esta cabeza cayó de uno de los edificios emblemáticos de Palencia. Palencia cuna de artistas. Bueno, alguien hizo esta obra maestra, el nuevo “Cristo” de Borja, es porque está hecho en Cristo, y ciertamente lo cargó.

Pero quien lo ordenó tiene más delitos y se volvió tan amplio. Parece un personaje de dibujos animados.

– Antonio Capel

El caso ha suscitado polémica, de igual forma, la Asociación de Conservadores y Restauradores de España (ACRE) ya ha expresado su indignación por la falta de cuidado en la conservación y restauración de fachadas históricas.

No tenemos ninguna duda de que en España hay artistas suficientemente cualificados para realizar los necesarios trabajos de restauración de las esculturas. Sin embargo, es posible que alguien haya querido ahorrar un poco de dinero encargando este trabajo al “amigo que cobra barato”, pero el daño que causó parece irreparable.