El asesinato de un perro ha provocado controversia en Internet y la indignación de las organizaciones de derechos de los animales. La muerte de Tita ha llegado a los tribunales y ha cambiado la percepción de las mascotas y sus familias humanas.

Sabemos que para muchas personas sus mascotas son una parte muy importante del hogar y aunque el término «perro-niños» se usa de manera bastante burlona, ​​ahora podría tener un nuevo significado, ya que legalmente Tita era. Considerada la «hija no humana». «de una» familia multiespecífica «en Argentina ¿Cómo sucedió esto?

En marzo de 2020, el policía Elías estaba realizando un reconocimiento y control de medidas de higiene en el balneario de Playa Unión de Rawson, en la provincia de Chubut, y encontró una perrita negra llamada Tita. Supuestamente se defendió de un ataque y disparó al animal, acabando con su vida.

Tita vivía con Marianella Castillo y Maximiliano Muñoz, una pareja con dos hijos y otras tres mascotas. Cuando mataron a su perro, le exigieron que arrestara y encarcelara al policía. El juicio estuvo a cargo del juez Gustavo Daniel Castro, quien dictó sentencia contra el policía. Lo condenó a un año de prisión y dos años de suspensión de su trabajo.

El juez se basó en el caso de la orangután Sandra, quien en 2015 fue trasladada a Florida para tener una mejor calidad de vida y no fue considerada un animal, sino como un «ser sensible» y con derechos. Con este precedente, Tita fue reconocida como la “hija no humana” de Marianella y Maximiliano, y su hogar como una “familia multiespecífica”.

Hoy el animal ya no es una cosa, es un ser sensible con derecho al respeto por su vida. Por eso no se puede decir tan a la ligera que el interés y la integridad física de una persona está por encima del interés de la vida de un animal. La muerte de Tita causó una pérdida irreparable a su familia. Los testimonios de Castillo y Muñoz mostraron la integración de Tita a la vida familiar, transformándose en una familia multiespecífica.

– Juez Gustavo Daniel Castro

A pesar de la desafortunada muerte de Tita, el juicio por su asesinato y el fallo del juez sentaron un nuevo precedente para las fundaciones de bienestar animal y los usuarios de Internet. redes sociales Están felices de que ya no se pueda decir que los humanos son dueños, sino de que las mascotas son una parte integral de una familia vista como una unidad.

Todo indica que se hizo justicia para Tita y que su sacrificio no fue en vano, pues ahora ya está el primer caso de una mascota que no solo fue la alegría de un hogar, sino una genuina niña no humana.