Empresaria consigue a un recién nacido en una bolsa y decide adoptarla.

Luego de buscar un bebé a toda costa y de practicarse un sin fin de estudios para poder quedar en estado Kely Zerial, empresaria brasileña de 37 años de edad logra ser madre de la manera más inesperada e inusual.

“Sucedió de la forma en que jamás imaginé que pasaría”.

Esta pequeña bebé fue colocada en una bolsa justo frente a la casa de su vecina.

“Todo ocurrió muy rápido, escuché los gritos de mi vecina, los ladridos de los perros y salí a ver qué pasaba. Para la sorpresa de todos en una bolsa colocada en medio de la acera, frente a la casa de mi vecina se encontraba una recién nacida”.

Kely no lo dudo dos veces y tomo a la bebe en sus brazos y al ver que estaba cubierta de sangre decidió llevarla al hospital más cercano para que la revisaran. La bebe estaba en perfecto estado de salud, la sangre era producto de su madre que la acababa de dar a luz.

“Estaba en estado de shock y la manera en que reaccione siento que fue como cualquier madre lo haría al ver a su pequeño en peligro”.

“Yo no soy quien para juzgar a la madre biológica de esta bebé, no conozco los motivos que la pudieron impulsar a tomar tan difícil decisión, pudo haber sido violada, abusada o tal vez sea una adolescente sin rumbo alguno para dejar a su propia hija abandona en la calle y en una bolsa. Pero sea cual sea el motivo que la impulsaron a hacerlo para mí es una bendición del cielo”.

Ya que Kely a sus 37 años de edad no había podido concebir el bebé que tanto añoraba desde hace muchos años atrás.

“Han sido días muy duros para poder obtener la custodia de la bebe, al salir del hospital no he dejado de estar con ella ni un solo segundo para así lograr que legalmente sea mía y poder llamarla como mi hija”.

Sus abogados están dando la batalla en los juzgados para lograr que Kely tenga la patria potestad de la pequeña en vista de que su madre biológica nunca apareció.

Comparte esta publicación y deja tu comentario sobre la nobleza de Kely y sobre todo de la bendición tan grande que Dios le permitió vivir y si crees que su mamá biológica tuvo motivos suficientes para dejar a la pequeña tirada en una bolsa.