Para un niño pequeño, el momento de ser adoptado significa la oportunidad de tener una nueva vida familiar, con amor, respeto y atención, por lo que se convierte en una ocasión muy especial.

Michael Orlando Clark Jr., de 5 años, tuvo que comparecer ante el juez para formalizar el proceso de adopción que tanto lo entusiasmó. Bueno, su alegría fue tan grande que decidió invitar a todos sus amigos de la guardería a la que asistió en Grand Rapids, Michigan, para presenciar su felicidad.

Michael ha vivido con su nueva familia durante un año. En ese momento, se divirtieron tanto y se adaptaron tan bien que el pequeño no dudó en invitar a todos sus compañeros de clase que llenaron la sala de audiencias y mostraron su felicidad.

Vestido con un chaleco y un moño, el niño escuchó las palabras del juez mientras sus compañeros mostraban corazones que se unían a palos de madera, lo que le daba un toque aún más. emocional.

Además, el juez les pidió a todos los niños que hablaran sobre lo que su amigo significaba para ellos, por lo que se pusieron de pie y dijeron que lo amaban por ser tan buen compañero.

La idea vino de su maestro y, por supuesto, los padres y Michael estuvieron de acuerdo. Para los empleados de la corte, era inusual, pero no dudaron en aceptar.

La escuela proporcionó transporte escolar para llevar a los niños, que previamente habían dibujado sus corazones para mostrar su apoyo y afecto en todo momento, en un día que nunca olvidarán.

El Día de Adopción Anual se celebra en los Estados Unidos y en el condado de Kent, donde vive Michael, ha habido 37 niños adoptados en esta ocasión, aunque nunca se ha tenido una audiencia con el juez. También se estaba moviendo.

No hay ojo seco en la sala de la jueza Patricia Gardner. Para la audiencia de Michael, toda su clase mostró su amor por él, y con muchos corazones y gritos de apoyo, celebraron su partida con sus padres, Andrea y Dave.

—C Comunicado de prensa del condado de Kent

Como puede ver, incluso la autoridad terminó derramando lágrimas, y es que el afecto de los niños es conmover a cualquiera, y aún más en un caso como este porque están muy felices de que su amigo ahora tenga una familia.

Espero que veamos más casos como este, en los que alguien se preocupe por dar amor y cuidado a un niño, y también que todo sea compartido con sus compañeros Realmente, una historia conmovedora.