El ejercicio es muy importante, porque al hacerlo se pueden prevenir algunas enfermedades. Por este motivo, en Rumanía se han colocado cámaras en las paradas de autobús de transporte público para fomentar la actividad física y si haces 20 sentadillas obtendrás tu billete gratis para viajar. No solo ahorrará dinero, sino que también hará ejercicio. Esto tiene como objetivo crear conciencia sobre los beneficios y lo fácil que puede ser dejar un estilo de vida sedentario por un tiempo. Además, se combate la obesidad y enfermedades relacionadas.

Esta medida no es nueva, ya que en 2014 se utilizó en el metro ruso como parte de la promoción de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, aunque posteriormente fue descontinuada. Pero ahora ha reaparecido en Rumanía y, probablemente, más tarde se haya extendido a otros lugares, porque en el mundo hay un porcentaje muy alto de personas que son obesas y pasan la mayor parte del día sentadas o tumbadas.

El procedimiento es el mismo en Rusia y Rumanía, solo tienes que pararte frente a la cámara, hacer las 20 sentadillas necesarias y, posteriormente, recibirás tu «ticket sanitario» para poder abordar el transporte público. Sin duda, es importante hacer esfuerzos para combatir la falta de actividad física, ya que enfermedades como la diabetes y las cardiopatías están emergiendo y actualmente se encuentran entre las principales causas de muerte en el mundo.

Según los especialistas, la sentadilla es uno de los ejercicios más completos que existen, ya que trabaja los glúteos, cuádriceps, músculos estabilizadores, abdominales, dorsales, lumbares, entre otros. Además, pueden perder hasta 11 calorías por minuto, mejorar la postura de la espalda, reducir el riesgo de dolor y ayudar a mejorar el equilibrio al fortalecer las extremidades inferiores.

En 2013 se puso en marcha un programa en el que los usuarios del transporte público podían viajar gratis si leían un libro para fomentar la lectura. No hay duda de que deberíamos estar haciendo estas cosas sin tener que recibir nada a cambio. Sin embargo, sabemos que los seres humanos son testarudos y siempre necesitan un «empujón» para animarse a hacer las cosas.