La Universidad de Santo Domingo dirigió una misión arqueológica egipcio-dominicana a Alejandría, Egipto, en la que se descubrieron 16 tumbas de unos 2000 años de antigüedad en el templo de Taposiris Magna, ubicado al norte de esta ciudad y fundado alrededor del 280 a.C. por Ptolomeo II Filadelfo. segundo faraón de la dinastía ptolemaica, era de origen griego y la última dinastía faraónica antes de que Roma dominara Egipto, en ella Cleopatra fue su último gobernante.

Los sarcófagos descubiertos durante las excavaciones están tallados directamente en la roca sólida del basamento, una especie de sepulcro hipogeo muy popular en el período ptolemaico (323-330 a. C.) y al comienzo del período romano.

Dentro de los sarcófagos, se encontraron momias en un estado de conservación no tan favorable, lo que hasta cierto punto podría ser lamentable. Sin embargo, uno de ellos tenía lo que parece ser un amuleto dorado en forma de lengua en la boca.

Este amuleto en particular cumplía la función de permitir que el difunto iniciara una conversación con el Dios de la Resurrección, Osiris. Este es un hallazgo inusual, por lo que se cree que esta momia fue una persona muy importante durante su vida.

Dos de las momias encontradas portaban máscaras y collares, mientras que otras estaban envueltas en un papiro y un material de lino llamado cartón, decorado con imágenes doradas de Osiris, ya que él era el encargado de su transición a una nueva vida.

Una de estas momias llevaba una máscara en forma de corona muy llamativa adornada con cuernos y una cobra en el frente. Además, lució un collar con un colgante en forma de cabeza de halcón, que representa a Horus, hijo de Osiris e Isis.

Pero eso no es todo, también se encontraron en el sitio una máscara fúnebre femenina, una tiara de oro, ocho máscaras de mármol y algunos rollos de papiro ya descifrados y estudiados, ya que pueden contener información, información valiosa sobre la identidad de estas momias. Además, en el lugar se encontraron cabezas de estatuas que representan a los fallecidos.

Estos resultados indican que el hipogeo se practicaba en personas de la alta sociedad egipcia. Además, cuando se encuentran en un templo dedicado a Osiris, una de las principales deidades del país, parece indicar que en vida podrían ser figuras públicas.

Esta misión ha estado estudiando los restos del mundo antiguo en el oeste de Alejandría durante años. De hecho, en 2002 se encontraron monedas de oro acuñadas durante el reinado de Cleopatra, por lo que los investigadores llegaron a suponer que allí se encontraba la ubicación de su tumba, pero esta posibilidad fue descartada años después por el arqueólogo Zahi Hawass.