Señor Barriga
Imagen: Ratingcero.com

Edgar Vivar confesó que hay cosas que está olvidando. Pero lucha todos los días contra este mal. Aún sigue actuando, pero no sabe hasta cuándo podrá.

Generaciones enteras crecieron viendo las aventuras del “Chavo del 8”, ese entrañable muchacho que vivía en un barril en la Vecindad donde compartía aventuras, penas y alegrías con personajes como la Chilindrina, Quico o Don Ramón (al que él nunca dejó de llamar Ron Damón).

No eran los únicos personajes. También estaban el Profesor Jirafales (o Maestro Longaniza, según el Chavo), Doña Florinda y el Señor Barriga, que hoy vive un drama fuera del set.

Edgar Vivar, el verdadero nombre del gordinflón que cobraba la renta en la Vecindad, tiene actualmente 70 años y trata de seguir lo más activo posible en el mundo de la actuación. Pero no es tan sencillo: tiene Alzheimer.

En una entrevista que dio a la revista “Tv y Novelas” de México, relató cómo se dio cuenta y cómo le da la pelea a esta enfermedad.

SIN NUEVOS RECUERDOS

EL Alzheimer, también conocida como Demencia Senil de tipo Alzheimer, es una enfermedad neurodegenerativa, de origen incierto (aunque las últimas investigaciones se han aproximado a teorizar sobre el deterioro de una proteína que está en el cerebro), que es progresiva e incurable. Es terminal y cada vez más intensa.

Por eso es importante un diagnóstico temprano. Usualmente aparece después de los 65 años, aunque hay casos documentados de aparición temprana de la enfermedad, a partir de los 40 años.

En esencia, el cerebro pierde la capaciad de generar nuevos recuerdos y confunde los que ya tiene. En suma, se pierde la capacidad mental.

LA LUCHA DE EDGAR

Fue en un control médico que Edgar Vivar recibió la noticia de que tenía los primeros síntomas. Como se trata de una enfermedad que parte de a poco, en un comienzo las personas pueden seguir haciendo su vida normal y eso es lo que ha intentado él.

“No hago planes; aprendí que todos los días son un nuevo reto”, dijo al actor, que actualmente sigue participando en diversas obras de teatro. Para él tampoco es tema lo que pueda pasar, porque ya ha estado varias veces muy cerca de la muerte.

Tiene cuatro stents en las arterias del corazón y un filtro en la vena cava.

¿Se puede proyectar? ¿Tiene algún plan?

“Después de estar frente a la muerte, pienso que lo único importante es el aquí y el ahora. No se puede modificar lo que ya pasó, y lo que viene el tan incierto, que lo mejor es pensar en el instante”, dijo.

Mientras pueda, agregó, seguirá trabajando y haciendo actividades para estimular la actividad cerebral.

“Trataré, en la medida de lo posible, de retirarme en el momento indicado, en el que ya no pueda recordar y memorizar los diálogos”, finalizó.