Aunque los laboratorios se han esforzado por crear vacunas efectivas y completamente seguras, las fórmulas creadas por AstraZeneca para inmunizar a las personas contra el COVID-19 tienen efectos secundarios graves, y en estos países su aplicación ya ha sido suspendida.

La Dirección General de Salud de Dinamarca (SST) ha anunciado una suspensión temporal de 14 días de la vacuna covid-19 de AstraZeneca después de que se informara de coagulación y trombosis en pacientes inoculados. Así que ahora este está en cuarentena en el país nórdico.

Esta suspensión fue una decisión muy difícil, según el director de SST, Søren Brostrøm, porque actualmente los beneficios de la vacuna superan las pérdidas. Sin embargo, esta es una medida que tiene como objetivo reducir cualquier riesgo asociado a esta fórmula.

Dinamarca suspendió la aplicación de las vacunas después de que se registrara la muerte por trombosis de una persona que había recibido la dosis de AstraZeneca. Este caso se está investigando a fondo para evaluar si existe o no una relación directa entre la vacuna y los problemas de coagulación que provocaron esta muerte.

Asimismo, en Austria se dio el caso de una mujer de 49 años que sufrió múltiples trombosis tras ser vacunada y que también falleció. Otro paciente vacunado de 35 años sufrió una embolia pulmonar y afortunadamente se está recuperando.

Estos informes han alarmado a la Unión Europea y ahora, además de Dinamarca y Austria, más países han suspendido la aplicación de las vacunas AstraZeneca. A la lista se unieron Noruega, Islandia, Estonia, Letonia, Lituania, Luxemburgo e Italia.

En estos países, están a la espera de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) lleve a cabo una investigación exhaustiva sobre estos efectos indeseables y su relación con las vacunas. Hasta el momento, ya hay un récord de 30 episodios tromboembólicos entre los cinco millones de personas vacunadas en la Unión Europea.

Se niega oficialmente que la vacuna AstraZeneca esté directamente ligada a estos episodios y los expertos han aclarado que no reduce los riesgos provocados por otras enfermedades.

La vacunación no reduce los problemas de salud que no sean los causados ​​por el covid-19, por lo que se espera que durante la campaña de vacunación continúen ocurriendo eventos adversos graves, a veces en estrecha asociación temporal con la administración de la vacuna.

La suspensión de la vacuna en estos países se vio más como una medida de precaución y prudencia, algo que nunca está de más, sobre todo cuando se trata de la salud de millones de personas.