No te estamos obligando a cometer un delito, pero robar una casa debe ser algo que requiera mucho esfuerzo y, seguro, imagina que podría ir abriendo el apetito.

Supongamos que un ladrón irrumpe en una propiedad, debe estar preparado para no dejar ninguna evidencia que pueda llevar a encontrarla, pero en la cocina se topa con un delicioso manjar y lo prueba.

No lo pensó en ese momento, pero este platillo fue dejado allí a propósito por la misma policía para encontrarlo, o incluso para encontrar su paradero años después cuando cree que ha cometido el crimen perfecto.

Algo así sucedió con un delincuente en Alemania, ya que fue encontrado casi una década después de que ingresara a robar una casa y sí su destino lo encontró por el mero hecho de morder una salchicha.

En 2012, se llamó a la policía para investigar un robo de propiedad en Gevelsberg, en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia.

El ladrón que cometió este crimen desapareció hace mucho tiempo, pero los investigadores lograron apropiarse de una salchicha que supuestamente le dio un mordisco y luego la tiró.

Del fragmento de salchicha se obtuvo una muestra de ADN, pero la base de datos no coincidía con nadie, hasta hace poco. Después de casi una década, un albanés de 30 años ha sido identificado como la persona que mordió este trozo de carne durante este robo.

Este ladrón fue detenido luego de cometer otro delito con lujo de violencia en Francia, por lo que las autoridades policiales tomaron muestras de su ADN para luego subirlas a la base de datos internacional, lo que permitió una coincidencia entre los dos datos, que capturó al responsable de la robo en 2012.

Según los informes, la hebra de ADN fue obtenida por el equipo forense en Renania del Norte-Westfalia y se ha reabierto el caso de robo, exigiendo que el ladrón sea extraditado de Francia a Alemania para continuar las investigaciones pertinentes.

El ADN es algo muy importante y útil para resolver delitos, incluso si ocurrieron hace mucho tiempo. Si no lo cree, le traemos otro caso conocido como el misterio del espía en la bolsa.

En agosto de 2010, el cuerpo en descomposición de Gareth Williams, el analista del Sistema de Inteligencia Secreta, fue encontrado en el baño de su apartamento en Pimlico, Londres, en una bolsa de deporte cerrada con llave.

Luego de tres años, la Policía Metropolitana concluyó que la muerte de esta persona fue un accidente, por lo que cerraron el caso. Sin embargo, la familia no quedó satisfecha, ya que consideran este hecho un acto de pura violencia.

A principios de 2021, Hamish Campbell, el ex superintendente jefe de detectives, que dirigió la investigación antes de retirarse, pidió un análisis completo del caso, citando que un examen de ADN completo sería la pieza más importante para completar el rompecabezas.

Puede haber nuevas posibilidades forenses en torno a algunas de las pruebas encontradas en el terreno. Podría ser una buena idea echar otro vistazo como parte de un examen forense. Nunca se puede decir nunca cuando se trata de exámenes forenses.

Por este motivo, la ciencia forense sigue avanzando en las investigaciones. Campbell tiene una amplia experiencia con exámenes en los que forma parte del cuerpo forense, que configura toda la investigación. Es un trabajo que muy pocos se atreverían a hacer, porque si se comete un error, alguien que sea culpable podría ser liberado.

No hay duda de que a veces la evidencia para resolver casos es mucho más cercana de lo que esperan los investigadores y el ADN es una parte crucial para resolver cualquier investigación.