Nuevas especies de animales continúan apareciendo no solo en el presente, sino también desde la antigüedad, y estos fósiles descubiertos son la evidencia restante de un antiguo dinosaurio previamente desconocido.

En la ciudad de Shanklin en la Isla de Wight, Reino Unido, se encontraron estos cuatro huesos extraños, y los paleontólogos llegaron a la conclusión de que pertenecían a una nueva subespecie de dinosaurio terópodo, que es relacionado con el tiranosaurio rex y las aves actuales.

Estos restos fueron descubiertos por tres personas diferentes (Paul Farrell, James Lockyer y Robin Ward) en diferentes momentos y lugares de la isla. Fueron llevados a la Universidad de Southampton, donde los expertos pudieron estudiarlos en profundidad.

La nueva especie se llamó Vectaerovenator inopinatus, Se estima que vivió en el Cretácico hace 115 millones de años, medía unos cuatro metros de largo y sus huesos tenían sacos de aire que aligeran su esqueleto. Según el experto Chris Barker, esta última característica fue la más sorprendente y la que le da un lugar entre el T-Rex y las aves que conocemos.

“Nos sorprendió ver lo hueco que era este animal: está plagado de espacios de aire. Algunas partes de su esqueleto deben haber sido bastante delicadas. El registro de dinosaurios terópodos del período Cretácico Medio en Europa no es muy bueno, por lo que fue realmente emocionante poder aumentar nuestra comprensión de la diversidad de especies de dinosaurios de esta época.

Los dinosaurios generalmente no se encuentran en los depósitos de Shanklin, ya que fueron depositados en hábitats marinos. Es mucho más probable que encuentre ostras fósiles o madera flotante, por lo que este es un hallazgo raro. «

Ahora, estos huesos se guardan en el Museo de Dinosaurios de Sandown, y con este descubrimiento, los paleontólogos quieren hacer más expediciones en busca de más restos de este nuevo terópodo.