La historia de Freddie es como sacada de alguna película mágica, ya que esté posicionado millonario fue abandonado en un basurero siendo un pequeño bebé.
Por lo general ningún millonario tiene un inicio tan traumático como el que vivió Freddie debido a que desde muy temprano tuvo que sufrir el abandono de sus padres biológicos y posteriormente constante abusos por parte de sus compañeros de estudio por el hecho de haber sido encontrado en un basurero en la Florida rural de los Estado Unidos.

“Solían llamarme bebé basura”

Sus padres biológicos jamás aparecieron y él tampoco tuvo ningún interés en buscarlos debido a que su papá Nathan de 74 años y su mamá Betty de 66 años le brindaron todo el amor, cariño y sobre todo el apoyo que cualquier ser humano podría necesitar luego de acogerlo en su hogar.

“Siempre estuvieron conmigo en cada paso y decisión que quise tomar, sin ellos yo no estuviese donde estoy ahora, a mis padres les debo todo”.

Freddie creció en un hogar que si bien le sobraba amor tenía muchas carencias económicas, impulsándolo a trabajar desde muy joven.

“Desde muy pequeño me apasionaban las computadoras y todo lo que tenía que ver con tecnología”.

Así que consiguió un trabajo reparando computadoras, radios, televisores, entre otras cosas y es aquí cuando decide dejar la escuela y dedicarse de lleno a trabajar para así aportar al hogar y ayudar a sus amados padres, quienes lo criaron siempre como un hombre íntegro, respetuoso, generoso y siempre presto para brindar una ayuda al más necesitado.

“Mi padre era alguien maravilloso, yo espero llegar a ser la mitad de lo él fue”.

A los 10 años de edad Freddie ya sabia programar complejos sistemas en su computadora.

Nathan sufría de Alzheimer, durante las noches salía de casa y se perdía al caminar sin ningún rumbo, aveces sin pantalones o camisa que lo cubriera, es por esto que el ingenio de Freddie entra en escena y se dispuso a crear un dispositivo de largo alcance y lo enlazó con su laptop y lo introdujo en la suela de los zapatos de su padre para así monitorizarlo y saber el punto exacto en donde se encontraba.

Esta ingeniosa idea capto la atención de muchos empresarios y decidieron comprarle la idea a Freddie quien recibió $2 millones.

Luego de innumerables episodios traumáticos para toda la familia por las desapariciones de Nathan tomaron la decisión de internarlo en un asilo, pero Freddie no estuvo de acuerdo con esto “mi papá estuvo conmigo en todo momento, nunca me abandonó, así que yo no lo haría con él”. Desde entonces Freddie llevaba a su padre a todos los lugares a donde él fuese.

Pero lamentablemente la salud de Nathan empeoró y falleció, dejando un gran vacío en el corazón de su hijo.

“Fue aquí que entendí que el dinero no lo es todo en la vida y me propuse hacer todo lo que estuviese en mis manos para ayudar a los más necesitados. Para demostrarles que no deben rendirse, que tienen que luchar por sus sueños”.

Luego de esto Freddie decide crear su propia compañía de telecomunicaciones donde ofrece maravillosas becas para estudiantes afroamericanos y en medio de la pandemia del covid-19 que estamos sufriendo se dispuso a entregar material didáctico digital a los niños en desventaja.

Comparte esta publicación y déjanos tu comentario sobre la grandeza y coraje que tuvo Freddie para sugir y llegar a ser un prominente millonario.