Cuando las parejas se unen, juntos establecen un proyecto en conjunto de ser una familia. Y hay familias de todo tipo, con o sin hijos, viviendo con amigos, familias completas y cada una de ellas tienen diferentes necesidades y por lo tanto sus casas deben de ser distintas.

Para Charlie MacVicar, de 26 años, y su novio Luke Walker, de 27, cuando decidieron irse a vivir juntos ellos sabían que no querían estar apostados en un solo sitio y pagar rentas excesivas. El padre de Charlie es dueño de tierras en Essex, en el Reino Unido, por lo que la pareja estuvo considerando mudarse ahí y usar un contenedor de envío o renovar un camión RV antes de decidirse al fin.

Charlie y Luke optaron al fin por comprar un autobús doble, de esos que son muy usados en Inglaterra, vieron un centenar de vehículos de dos pisos, la mayoría requiriendo mucho trabajo y otros no lo suficientemente altos en opinión de Walker , hasta que encontraron el perfecto: un auténtico autobús rojo Go-Ahead London Volvo Plaxton que compraron en 2017. De hecho, todavía transportaba pasajeros solo unos meses antes de que lo compraran.

Gastaron cerca de $3,435 dólares en la compra del autobus, otros $20,600 en la renovación y cerca de un año de trabajo. Desde el 2018 han vivido todo el tiempo en el autobús y trabajando hasta que la situación actual llegó en marzo del 2020. Al día de hoy están rentando una parte del terreno del padre de Charlie por lo que los gastos son mínimos. El autobús esta situado en un lugar cerca de un lago y la pareja cuenta con dos cabras mascotas que les hacen compañia.

“Cuando vives en un autobús, tienes una vida extraña, por lo que también podrías tener dos cabras”, dijo MacVicar.

El autobús está conectado a la electricidad, WiFi y agua, y se entrega el gas. MacVicar dijo que todo en el piso superior tenía que ser hecho a medida, ya que el piso se curva levemente y que tenían que levantar el piso inferior para colocar las tuberías de gas y agua debajo.

También tuvieron que trabajar alrededor del asiento del conductor y los pasos de rueda para mantener el autobús en funcionamiento. Si bien han estado estacionados en su lugar desde 2018, sintieron que tener el autobús en movimiento no podría hacer daño.

Si bien están a unos 10 minutos de las tiendas y un vecindario residencial, MacVicar dijo que su terreno es increíblemente privado: no hay vecinos ni tampoco farolas. En cambio, están rodeados de vegetación con vistas a un estanque con su propio bote de remos.

“Por la noche es como una ventaja, está muy oscuro y no hay nadie cerca, y es realmente tranquilo y pacífico”, dijo.

El autobús tiene principalmente ventanas, y MacVicar dijo que decidieron no poner cortinas porque les encanta la abundante luz natural y no hay vecinos para mirar.

Construir un hogar no es lo que todo mundo se imagina y todo mundo puede optar por opciones que no todos consideran las “comunes” ¿Tú qué opinas? ¡Déjanoslo saber en los comentarios!