Tarde o temprano a todos nos asaltó la duda de que podríamos estar infectados con covid-19 e hicimos una prueba de antígeno, PCR o anticuerpos para estar seguros. Ahora se ha desarrollado una nueva prueba en la que solo debes ponerte una mascarilla.

Científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y Harvard han creado un nuevo sistema de detección de virus que se puede colocar en cualquier tipo de máscara estándar, utiliza tecnología de células liofilizadas, es decir, deshidratadas en tiras de papel y es capaz de mostrar sus resultados en tan solo 90 minutos.

Esta tecnología comenzó a ser desarrollada hace unos años por el profesor James Collins del Instituto y Departamento de Ingeniería y Ciencias Médicas (IMES) del MIT. En 2014, demostró que las proteínas y los ácidos nucleicos crean redes de genes sintéticos cuando reaccionan a moléculas específicas que pueden integrarse en el papel. Esta vez trabajó con los virus del Ébola y Zika.

Luego, en 2017, diseñó un nuevo sistema de detección que no necesitaba células, sino sensores deshidratados que se reactivan con agua y reaccionan a las secuencias de ADN y ARN, produciendo una señal de color característica de las tiras de papel y que están protegidas por círculos de elastómero de silicona.

Ahora, el profesor Collins ha dado el siguiente paso y ha utilizado estos sistemas de sensores portátiles desechables con el virus COVID-19 y se han colocado dentro de las máscaras. Se les ha añadido un pequeño depósito de agua para rehidratar los sensores y reaccionan combinándose con partículas en el aliento de la persona.

En solo 90 minutos, la persona puede quitarse la máscara y ver las marcas de colores en las tiras de papel dentro de la máscara para saber si está infectada con covid.

Según el profesor Collins y sus colegas, los profesores Peter Nguyen de Harvard y Luis Soenksen del Wyss Institute, esta prueba es tan precisa como la PCR y tan rápida como una prueba de antígeno. La idea es realmente ingeniosa y no se limitará a covid-19.

El próximo objetivo de estos científicos es crear un sistema de sensores similares que se puedan incorporar a la ropa, como batas de laboratorio o ropa, para monitorear la exposición de los expertos a diferentes virus y bacterias. Quizás en el futuro también se pueda utilizar en hospitales como ayuda para el diagnóstico.

Hemos demostrado que podemos liofilizar una amplia gama de sensores biológicos sintéticos para detectar ácidos nucleicos virales o bacterianos, así como sustancias químicas tóxicas, incluidas las toxinas nerviosas. Anticipamos que esta plataforma podría habilitar biosensores portátiles de próxima generación para socorristas, trabajadores de la salud y personal militar.

– James Collins

Ahora que ha comenzado el proceso de vacunación, puede parecer que una máscara que detecta covid es algo que ya no se necesita. Sin embargo, debemos recordar que todavía estamos en alerta por la pandemia de coronavirus. Además, esta idea podría extenderse a otras enfermedades, ayudar en la detección temprana y posiblemente salvar vidas.