El futuro de un mundo de energías limpias que no dependa de combustibles fósiles, como el carbón o el gas natural, está cada vez más cerca, y China acaba de dar un nuevo paso en el desarrollo de reactores de fusión.

En el Instituto de Física del Plasma de la Academia de Ciencias (ASIPP), ubicado en la ciudad de Hefei, China, construyeron el Superconductor Experimental Avanzado Tokamak (EAST), que es un reactor de fusión masivo de 400 toneladas de peso, con el objetivo de utilizar deuterio para generar fusiones nucleares a alta temperatura.

EST es replicar las fusiones de energía que ocurren naturalmente en la estrella central de nuestro sistema solar. Además, el plasma que genera debe alcanzar los millones de grados centígrados para estabilizar su energía, razón por la cual este reactor se conoce como el sol artificial.

El Sol alcanza una temperatura de 15 millones de grados Celsius, pero EST acaba de superar diez veces ese calor, estableciendo un nuevo hito en la historia de la fusión nuclear.

Según el informe del investigador de ASIPP Gong Xianzu, este Sol artificial en China alcanzó una temperatura de plasma de 120 millones de grados Celsius durante 101 segundos. En otro experimento, también alcanzó los 160 millones de grados Celsius, pero solo durante 20 segundos. Los científicos chinos están más que orgullosos de esta exitosa prueba.

Es un gran logro en los campos de la física y la ingeniería en China. El éxito del experimento sienta las bases para la construcción de China de su propia planta de energía nuclear de fusión.

– Song Yuntao, director de ASIPP

A diferencia de la energía generada por el carbón o el gas natural que afecta de manera desastrosa al planeta, estas reacciones de fusión nuclear pueden producir más energía con recursos muy abundantes y causar un menor impacto ambiental.

El deuterio que utiliza EAST es un hisopo que se encuentra en grandes cantidades en el mar, y la cantidad que se encuentra en un solo litro de agua de mar puede generar la energía equivalente a la que producen 300 litros de gasolina. Realmente es tener el poder del sol con solo presionar un botón.

Queda mucho trabajo por hacer y la energía generada por este Sol artificial podría tardar muchos años más en comercializarse. Sin embargo, mejorar los reactores de fusión nuclear, como EAST, es el próximo desafío para los científicos de todo el mundo para que la humanidad finalmente pueda lograr su sueño de generar más energía a un costo ecológico más bajo.