Imagen: Facebook Diario Marca

Las llamas afectaron las instalaciones donde dormían las divisiones menores del equipo más popular de Brasil. El saldo inicial es de diez personas muertas, seis de ellas jugadores de menos de 16 años.

El fuego fue tan imprevisto y tan violento, que algunos de los jóvenes que dormían no alcanzaron a huir y murieron abrasados por las llamas.

El incendio, cuyas causas aún son desconocidas, se desató pasada la medianoche en el centro deportivo del club Flamengo, en Ninho do Urubu, Río de Janeiro, y atacó específicamente el lugar donde viven sus divisiones inferiores.

Flamengo es uno de los dos clubes con más hinchas del país, cetro que pelea con su archirrival, el Fluminense, también de Río de Jainero.

Al menos hay diez muertos, seis de ellos jóvenes futbolistas de entre 14 y 16 años. Muchachos llenos de esperanza en un futuro deportivo. Los otros cuatro eran funcionarios del club.

También hay heridos de distinta consideración.

El futuro número 1

Uno de los rostros de esta horrible tragedia es el arquero Christian Esmério, quien ya se había consolidado como el portero de la selección Sub 15 de Brasil. De hecho, en sus redes sociales había subido no hace mucho una foto con Tite, el DT de la selección adulta.

Según quienes lo vieron jugar, era el candidato ideal para ser el futuro portero del seleccionado pentacampeón.

Uno de quienes lo conoció de cerca es el arquero titular del equipo adulto del Flamengo, Gabriel Batista, quien expresó su consternación por la tragedia en redes sociales.

“Tuve el placer de conocerte. Infelizmente, una fatalidad interrumpió tu sueño. Que Dios te reciba con los brazos abiertos”, posteó al lado de una foto del joven.

Las otras tragedias

Entre las otras víctimas figura el delantero Arthur Vinicius, quien este sábado 9 de febrero cumpliría 15 años y que también ya había sido convocado a la selección sub 15 de Brasil.

Además, murió el joven arquero Bernardo Pisetta, quien desde hace seis meses, cuando llegó al equipo, peleaba por un puesto con Christian Esmério.

El defensa Pablo Henriquez y los delanteros Athila Pasion y Víctor Isaías cierran la lilsta de jóvenes fallecidos en la peor tragedia del fútbol carioca de las últimas décadas.

Respetos de todo el mundo

Una vez conocida la tragedia, y aún cuando ni siquiera se sabe con certeza la cantidad de víctimas o el estado de los heridos, desde todas partes del planeta llegaron las condolencias.

El club Real Madrid fue uno de los primeros en hacer público su mensaje, en el que lamentó “profundamente el fallecimiento de jugadores y empleados del club” y mostró “su solidaridad con sus aficionados y con el fútbol brasileño”.

Igual cosa hizo el club Boca Junior de Argentina y jugadores como Ronaldinho, Neymar o Iker Casillas.

Este sábado se disputaría el clásico entre Flamengo y Fluminense, pero fue suspendido en señal de respeto.