Actriz brasileña de 63 años celebra su decisión de no tener hijos: “Doy gracias a Dios por no haberlos tenido”

0
31

Maria Elvira Meirelles o Totia Meireles como la conocen en el medio artístico nació en 1958 y en 1988 tuvo su primer papel en la televisión brasileña, desde entonces ha continuado trabajando en su país. Tras varios años juntos, en 1991 se casó con el doctor Jaime Rabacov.

Su relación siempre ha sido muy diferente a lo tradicional, mantienen una relación a distancia entre semana y los fines de semana se visitan. Por casi 19 años este acuerdo les funcionó sin problema. Ella se queda en un departamento al sur de Río de Janeiro y él, en Miguel Pereira, una ciudad a dos horas de la capital brasileña.

«No hay exigencias entre nosotros, creo que esto es madurez para los dos. Nunca peleamos, uno respeta al otro», dijo en su entrevista.

Al principio estuvieron juntos pero los compromisos laborales de cada uno no les permitió seguir viviendo bajo el mismo techo. Ahora se ven los sábados y domingos, su dinámica se adapta muy bien a su estilo de vida y no piensan en separarse. «Cuando nos vamos de viaje, pensamos “¿Podemos aguantar estando juntos durante un mes?», compartió entre risas.

Desde que comenzó la pandemia, Totia y Jaime decidieron irse a vivir juntos por primera después de muchos años viviendo en ciudades separadas.

Aunque llevan casi 30 años juntos, muchos los han cuestionado por no tener hijos pero ambos defienden su postura, Totia fue la primera que habló respecto al tema en una entrevista realizada por la revista Quem: “Doy gracias a Dios por no tenerlos. Los hijos son para cuando se es joven. Un hijo no es algo que al final del día lo apagas y lo cuelgas en el armario”

Totia no siempre supo que no quería ser madre, sus razones se fueron sumando con el tiempo. Cuando tenía 36 años intentó tener un bebé por medio de un procedimiento artificial pero no se logró y desde entonces le cerró las puertas a la maternidad.

«Resulta muy difícil para una mujer tomar la decisión de no tener hijos».

Aunque un gran porcentaje de la población femenina decide y quiere ser madre, este no fue el caso de Totia, quien aunque es una mujer exitosa en el campo profesional y laboral, en cierto momento, los hijos ya no formaban parte de sus planes de vida.

«Traté de quedar embarazada a los 36 años, tomé un tratamiento que estimula la ovulación. Siempre quise tener hijos, pero cuando me vino la regla me di cuenta que era una señal, que no quería ser madre».

Hoy, a sus 63 años, la actriz está satisfecha con lo que ha hecho a lo largo de su vida; en compañía de su marido aunque sea por dos días a la semana, Totia ha encontrado beneficios de no asumir el rol de la maternidad.

Ella se siente realizada como tía, madre prestada y abuelastra, su familia sigue creciendo y aunque no tuvo hijos biológicos eso jamás la detuvo para demostrar el amor que tiene por los miembros de su gran familia.