El adulto mayor decidió probar suerte con un documento “no oficial”

Es un hecho, todos queremos estar protegidos lo mejor que podamos contra el covid-19 y una de las mejores formas actuales es estar vacunado contra el virus. Desde que comenzó la vacunación en medio de una pandemia que ha tenido al mundo en jaque por más de un año, casi de manera unánime, los gobiernos de todo el mundo optaron que comenzar la vacunación en los adultos mayores era la mejor manera de hacerlo.

Nosotros como ciudadanos también en su mayoría estuvimos de acuerdo, nada mejor que tener a nuestros padres y abuelos con nosotros a salvo de la mortal enfermedad que ya se ha llevado más de 3 millones de personas en todo el planeta. México no fue la excepción y, aunque han habido contratiempos en la vacunación, esta ha avanzado poco a poco por lo cual se necesitan mecanismos de control para asegurar que las dosis lleguen a todos y cada uno que quieran recibirlas.

Uno de los requerimientos es contar con un documento oficial que demuestre que estas dentro de la edad de riesgo que actualmente es para personas arriba de los 60 años ¿Pero qué ocurre cuando no se cuenta con dichos documentos?

Para Alejandro Martínez López, originario de San Salvador, estado de Hidalgo, esto no fue impedimento para recorrer varios kilómetros al centro de vacunación solo con su acta de bautizo. El abuelito informó a las enfermeras que no contaba con acta de nacimiento, por lo tanto no tenía como acceder a documentos de identificación oficial por lo cual decidió llevar el comprobante eclesiástico que data del 4 de febrero de 1957.

Ante esta situación, las enfermeras del lugar consideraron que esto era prueba suficiente para darle acceso a la tan anhelada vacuna. Este caso se hizo público a través de las redes sociales del ayuntamiento, donde destacan que no existe pretexto para no acudir a vacunarse.

“No hay pretextos para no acudir a la vacunación; sé como Don Alejandro Martínez López que para no quedarse fuera nos trajo su fe de bautismo de 1957 para solicitar su CURP y registrarlo en la plataforma, para recibir la primera dosis de su inmunización anticovid-19” se lee en la publicación.

Las dependencias correspondientes también comentaron que comenzarán los trámites para que Don Alejandro tenga todos sus papeles necesarios para brindarle una mejor atención.

En estas épocas, la mejor vacuna es la que nos pongamos y seguir las medidas de distanciamiento social y enmascarillado. Comparte la historia de Don Alejandro y compártela con todos tus seres queridos para que también se vacunen.