Varias veces escuchamos a la gente decir «hay que tener amor por la camiseta» y luego vemos que los que lo dicen cambian de equipo. Esta decisión está influida por varios factores como el dinero, la familia o el hecho de que los propios clubes no permitan que el jugador comente sobre su contrato. Lo cierto es que en esta época es común pasar de un equipo a otro, sin embargo, en el fútbol hay jugadores que dieron su vida deportiva a una sola institución, convirtiéndose en símbolos para la afición. y la ciudad, y aquí os presentamos ocho de ellos.

1. Carles Puyol – Barcelona

Debutó en 1999 y jugó 399 partidos hasta su retirada con el Barcelona, ​​equipo que capitaneó durante años y ganó prácticamente todo con esta camiseta.

2. Francesco Totti – Roma

No podemos imaginarnos a Totti con otra camiseta que no sea la de la Roma y eso es porque nunca ha visitado otra (bueno, la selección italiana). Debutó en la temporada 92-93, en la que jugó más de 20 años para el equipo de sus amores.

3. Gary Neville – Manchester United

Jugó para este equipo de 1992 a 2011, disputando un total de 602 partidos con esta camiseta, que fue la única que lució como profesional.

4. Paul Scholes – Manchester United

Estuvo en este equipo desde 1993 hasta 2013, con un total de 698 partidos disputados. Un miembro indiscutible de la alineación de United durante años.

5. Matt Le Tissier – Southampton

Su enorme capacidad goleadora le ha hecho llamar la atención de otros clubes. Se dice que Chelsea y Manchester United le presentaron cheques en blanco para mostrarle la cantidad para jugar con ellos y su respuesta siempre ha sido: «No, gracias».

6. Jamie Carragher – Liverpool

Debutó en 1997 y se retiró en 2013. Durante este período como profesional solo jugó en el Liverpool, siempre al más alto nivel.

7. Paolo Maldini – Milán

Jugó 902 partidos con el Milan. Ha tenido una carrera muy extensa, que comenzó con su debut en la temporada 84-85 hasta su retiro en la temporada 2008-2009.

8. Ryan Giggs – Manchester United

Jugó para su equipo durante 24 años, con más de 672 partidos jugados, algunos como jugador y entrenador, lo que lo convirtió en una leyenda del United.